Ser o no ser

José Guerrero 'yuyu' /

El Cádiz más solidario

T RAS la pequeña decepción de Lorca, toca volver a la senda de los triunfos. A pesar del "pinchacito" tengo clara una cosa: el otros tiempos el Cádiz hubiera perdido ese partido. Ahora no. Ahora se sabe lo que hay que hacer. Me ha gustado la explicación del entrenador sobre lo ocurrido en el vestuario cadista tras el empate en Lorca. Cabreo. Pero del serio, con ellos mismos. En anteriores etapas y temporadas se hubiera vuelto a achacar a la mala suerte. Ahora se sabe que se ha dejado pasar una oportunidad. Y es que el Cádiz se nos ha vuelto budista. Uno de los pasos fundamentales de dicha religión es alcanzar la Conciencia Plena. Se trata de tener conciencia sobre tus pensamientos, acciones y motivaciones, por lo que muchas veces se define como "Claridad de Mente". El principal ideólogo de todo esto vuelve a ser Claudio Barragán que, si le quitas el chándal y le pones una túnica, tiene pinta de monje tibetano. Sin duda ha sido el artífice de esta concienciación, sin la cual íbamos camino de otra rueda de reencarnaciones, esa que parece no tener fin. Más claro no lo ha podido decir el entrenador: "Somos de Segunda B, sea cual sea la historia del club". El Cádiz va camino del Nirvana, de la gloria, pero es un camino de sufrimientos. Y cuanto más cuestan las cosas, más se agradecen.

Hoy tenemos un rival de esos que siempre son molestos. Un equipo serio y que en los tiempos de la liguilla de ascenso siempre se metía para disputarla. Era el eterno aspirante que nunca llegó. Y este año también parece lejos de la primera plaza, pero tiene a tiro de piedra la cuarta y la tercera. Están casi a la par en goles marcados y encajados, y los mismos partidos ganados que perdidos, lo que muestra que van a por todas y que sea lo que Dios quiera. No se prevé un partido fácil, pero el ambiente de Carranza y las ganas de seguir estando en todo lo alto seguro que pueden con todo. Un Carranza que va volver a presentar una magnifica entrada. De nuevo partido a las doce y loable iniciativa para recoger comida para el banco de alimentos. Un kilo, una entrada. Me gusta que este espíritu solidario prevalezca sobre el interés económico.

Esta semana he podido leer las quejas de algún abonado, alegando que siempre hay algo para entrar a menor precio y que el perjudicado es el que se saca el abono. Aún teniendo cierta parte de razón, también debemos comprender que cuando se hacen ofertas como la de hoy, también el club es capaz de sacrificar taquilla por solidaridad. Manolo Vizcaíno ha venido demostrando desde que llegó que el dinero en el Cádiz importa lo que realmente importa. La ceguera por lo monetario no es uno de sus defectos. Es lógico que todo club quiera ganar dinero pero estoy seguro que los abonados, los fieles, lo que sustentan esto año tras año, tendrán su recompensa cuando lleguen los Play Offs.

Hoy lo que toca es volcarse con los que lo necesitan y, como las buenas acciones tienen siempre recompensa, espero que nos llevemos los tres puntitos. Sería lo suyo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios