Cádiz pueblerina

Cientos de gaditanos hacen sus compras navideñas fuera de Cádiz. Esto puede ir a peor si la dejan casi a oscuras

Todos los problemas de Cádiz se resumen en uno: la van a dejar cada vez más pueblerina. Se nota en todo. Piensen en algo y comparen con otras ciudades. No sólo capitales más grandes, donde las diferencias son abrumadoras, sino incluso en municipios de nuestros alrededores. Con el alumbrado de Navidad no hay que bajar la guardia. El proyecto municipal es intolerable y la oposición no puede permitir que las principales calles comerciales de Cádiz se queden a oscuras en las fiestas navideñas. No es por una bombilla de más o de menos, ni por ahorrar, sino porque tienen las ideas confusas.

La iluminación de Navidad diferencia a las grandes ciudades de los pueblecitos. Comprendemos que Cádiz no es como París o Nueva York. Ni siquiera como Madrid. Tampoco es como Sevilla, pero ahí deberían empezar a preocuparse. En Sevilla (que está a poco más de 100 kilómetros, a una hora y media en autobús, a poco más en tren, y a poco menos en coche particular) se cuida toda la escenografía urbana de la Navidad. El nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en sus tiempos de alcalde, consiguió atraer al centro de Sevilla a miles de personas de las cercanías con los alumbrados y espectáculos navideños. Le ha sucedido un alcalde socialista, Juan Espadas, que por supuesto no descuida esos asuntos.

Más cerca todavía, en Jerez de la Frontera, que está a una distancia casi urbana, se cuida la Navidad hasta el punto de ser una de las fiestas principales. Aparte de la iluminación, organizan múltiples actividades, con sus populares zambombas, que pusieron de moda los flamencos del barrio de Santiago. Esto le aporta mucha animación al centro de Jerez; y beneficia, de rebote, a los centros comerciales de las afueras, que son los mejores de la provincia.

Cientos de gaditanos ya hacen sus compras navideñas fuera de Cádiz. Esto puede ir a peor si dejan a la ciudad convertida en una tristeza pueblerina, incluso casi a oscuras. No hay una visión coherente para ayudar al comercio tradicional de Cádiz. No sólo con la luz, sino con espectáculos atractivos, parkings más baratos y otras medidas de apoyo que adoptan en las verdaderas ciudades. No olviden que esto perjudica a los que dicen que defienden: a los autónomos y a los trabajadores más débiles, que son los eventuales de estas fechas.

Pero sobre todo perjudica a Cádiz, esa ciudad que en otros tiempos fue denominada Emporio del Orbe. No sabía fray Gerónimo de la Concepción, que así la calificó en su libro, a dónde puede llevar el desvarío de los tiempos. Hasta los carmelitas, a cuya orden él pertenecía, se van de Cádiz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios