La Azotea

José Antonio López

jalopez@diariodecadiz.com

Cádiz, ciudad tranquila

Poca gente corre en Cádiz. No digo ya quienes hacen deporte por el Paseo Marítimo, que esos sí que son muchos y se ponen en forma en nombre de todos los que están sentados en los bancos contemplando el atardecer. Quiero decir que en Cádiz no se corre para hacer las cosas. Por ejemplo: ahí anda colocado en la recuperada estación vieja, de momento para nada, el gran cartel que anuncia un nuevo mercado gastronómico. Ahí seguirá casi por los siglos de los siglos, hasta que el sol desfigure su imagen y el mercado siga siendo una quimera sin futuro. O los solares sin uso de la ciudad, con el de la antigua Delegación del Gobierno a la cabeza, un monumento a la inoperancia administrativa y a la desidia presupuestaria. Aquí no se corre para hacer las cosas, no hay prisas por acabar lo prometido o proyectar el futuro. Total, si nos llevamos algo más de un siglo construyendo la Catedral, todo lo demás puede esperar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios