CALLE rEAL

Enrique / Montiel /

Buscar en Sevilla

ÁNGEL Martínez, el número dos de la candidatura de Pepe Loaiza a la alcaldía de San Fernando, ha replicado a los socialistas sobre el hedor de la calle Real diciéndoles que busquen en Sevilla la explicación. Loaiza nunca hubiera dicho algo así, creo yo. Ya tiene tablas suficientes para medir el alcance de lo que se dice. Porque entonces qué pintaba en Urbanismo el PP durante el tiempo del otro pacto, abruptamente abortado cuando el mismo Loaiza exigió responsabilidades políticas a Manuel de Bernardo y este los puso en lo redondo de la calle. A los del PP.

No me cabe duda de que en Sevilla están las responsabilidades, en absoluto. La obra es de Sevilla al cien por cien para lo bueno y para lo malo. ¿Pero entonces qué pintamos aquí? ¿Pueden venir a mi casa unos albañiles a hacer lo que les dé la gana (porque paga Sevilla) sin que yo tenga nada que decir? No, evidentemente. Por eso ha sido fallido el argumento de Ángel Martínez, que es muy nuevo en política y no calibra bien lo que dice o le han dicho que diga. Porque sí, en Sevilla está la respuesta pero la responsabilidad debería ser compartida por todos.

Por lo pronto lo del hedor es una parte pequeña del desastre de esta obra, parada por la crisis económica y los procesos judiciales. Digo mejor: las sentencias judiciales. Que eso ya no sé bien a quien imputar pero que mayor desastre no cabe. Y que abunda en lo mismo de lo mismo: la entrega de la cuchara de la ciudad a Sevilla, con el PP en el gobierno y sin el PP en el gobierno. Que significa lo mismo de lo mismo: Tome usted las llaves de mi casa y haga lo que mejor le parezca. ¿O no?

Por eso, Ángel Martínez, no debemos buscar la explicación del hedor de la calle Real en Sevilla sino en nuestra propia incompetencia y en la entrega de nuestras responsabilidades para con los vecinos a una instancia superior inexistente. De Bernardo, en esto también, tiene su corresponsabilidad. Se hicieron cosas mal hechas en la ciudad que él debería haber guardado mejor. Es lo que pienso. Porque no nos vale decir ahora que la respuesta al hedor está en Sevilla, que no lo está. Porque si hay este mal olor se debe a una cuestión técnica, constructiva, que debería haber sido supervisada por Urbanismo de San Fernando. Y por los responsables de la obra pública, qué duda cabe.

También los socialistas deberían hacer delante de la ciudad un ejercicio de autocrítica. Ellos fueron los impulsores de la obra del tranvía por la calle real (con el aplauso de los andalucistas) y ahora no pueden mirar para otro lado, como si no fuera con ellos. No porque "ellos" sean "Sevilla", no, sino porque "son" San Fernando, son La Isla, ya que si no lo fueran no tendría sentido alguno entrar en otras disquisiciones. Esa autocrítica necesaria debería ir acompañada de todas las gestiones necesarias, discretas e indiscretas. Porque el hedor hiede, hiede todavía. Y aquí se está como casi siempre, discutiendo sobre el sexo de los ángeles.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios