DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

No entiendo muy bien el motivo por el cual el Gobierno tenga que ocuparse de los bulos que se difunden por las redes sociales. Desde que existe la imprenta se han hecho leyes antilibelo para perseguir las mentiras e injurias efectuadas bajo anonimato. No se ha inventado con las redes sociales. Es cierto que el anonimato ha posibilitado esa legión de imbéciles de la que hablaba Umberto Eco, dar opiniones a cual más estrafalaria e inventarse noticias . Hace falta algún mecanismo rápido para facilitar la labor policial bajo tutela judicial. No creo que la Guardia Civil tenga que ocuparse de verificar lo que se publique en facebook o tuiter. Cosa diferente es si las empresas propietarias de esas redes quieren establecer algún tipo de filtro es asunto suyo. Antes eran un vehículo neutral de comunicación, ahora son agencias de publicidad que nos cuelan propaganda para hacer rentables sus negocios. Como dejó dicho Oscar Wilde "la naturaleza imita al arte", si una patrulla cibernética de la Guardia Civil hubiera visto el tuit de ese concejal de San Fernando que pedía el control gubernamental de la información, habría pensado que era un bulo y habría tenido que dedicar tiempo para retirarlo de tuiter. ¿Qué decir de la noticia sobre Antonio Saldaña? El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Jerez y en la Diputación borracho arrolla tres coches, se da a la fuga, cuando es parado por la policía triplicaba el índice de alcohol permitido. Seguro que habrían pensado que era un bulo ¿cómo va a hacer eso una persona de orden? Un político que iba a regalarles lavadoras de segunda mano a quienes no tenían, que repartía mascarillas del PP por las calles, tan buena persona para Jerez caPPital. Máxime cuando explicó que se había tomado unos amontillados con unos amigos, como si la excusa de que el vino era de Jerez le eximiese de toda responsabilidad. Los picoletos de las redes terminarían por considerarlo bulo. Lo mismo la noticia de que un Ayuntamiento de Podemos exime a las cofradías de justificar una subvención, no puede ser verdad. Otro bulo. O una manifestación por la libertad en el Barrio de Salamanca con sus integrantes de Louis Vuitton y Giorgio Armani dándole duro a unas cacerolas que no habían tocado en su vida porque las usan sus criadas filipinas, eso debe ser un bulo con toda seguridad. Imagínense ustedes el papelón de los guardias civiles que tuvieran encomendado la misión de comprobarlo todo.

La Tierra es plana y Jesús Gil vive, la lucha continúa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios