La AZOTEA de

Pilar Vera / Pvera@ Diariodecadiz.com

Bip bip

EN este ahora más que nunca, el sonido característico del género humano es un constante zumbido. No dejamos de movernos, en nuestro afán de insecto, entre nubes de zetas. Las pasiones conjuntas y privadas, las miserias comunes, los pésames, los buenos y malos deseos, las declaraciones de amor, todas nuestras pulsiones pasan por un bip. La hija de Lluís Llongeras despidió ayer a su padre de su propia empresa enviándole un burofax. Y, en mitad del clamor del Nobel, un tal Gabo enmendaba la plana de sonoros agarres entre García Márquez y Vargas Llosa tecleando en su Twitter "Cuentas iguales". El peruano agradeció la supuesta felicitación pero apuntó que nada había cambiado "en lo fundamental". Qué duda cabe que el pulgar prensil lo hizo todo más fácil. Gracias a él comenzamos a dar las primeras collejas refinadas y, gracias a él, las hemos ido depurando hasta cotas impensables. Te quiero, te odio, a flor de piel, sí, pero lejos del pulso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios