tribuna libre

La Hoguera

El Bicentenario y su "himno oficial"

Quizás a algunos lectores les venga a la memoria un tema musical que durante un tiempo fue oficialmente la "canción del Bicentenario". Fue interpretada por Inma Mora y su grupo La Hoguera, y durante los cuatro años previos al Doce, fue una lucha de nosotros como músicos y las instituciones que teníamos enfrente. Muy pocas cosas positivas hemos sacado en claro después de tanto tiempo.

Empezó siendo una idea del Consorcio del Bicentenario, (por aquel entonces, de un color político) que nos llegó de la mano de María Luisa Juárez y bajo la dirección de una empresa puertorrealeña llamada Trocadero Producciones, la cual nos hace una jugosa oferta para que nuestra banda, grupo de flamenco fusión con más de cinco años de experiencia y dos discos en el mercado, representara a la ciudad de Cádiz, con una canción que, según nos contaban, sería éxito nacional y tendría peso en todos los eventos para el año 2012. Nos lo vendieron estupendamente. Muchas reuniones, apuestas, llamadas, grabaciones, y sobre todo, mucho empeño para estar a la altura de un evento que, aunque lo veíamos lejano en el tiempo, nos hacía cierta ilusión poder abanderar. La oferta de la empresa, que actuaba sospechosamente como intermediaria entre el Consorcio y nosotros, resultó ser un fiasco, y nunca cumplieron lo firmado, así que tuvimos que llegar a un acuerdo perjudicial para nosotros, teniéndonos que meter en abogados y papeleo variado. Ni que decir tiene que el Consorcio se iba lavando las manos poco a poco, y no le interesaba lo más mínimo aquello que un día nos prometió. Nunca, y esto ha de quedar claro, vimos ningún euro en todo el proceso, es más, nos costó dinero a los que creímos que esto podría ser un gran proyecto para Cádiz, para su evento, y por supuesto, para nuestra carrera. Cientos de euros en grabación, producción, transportes, llamadas… Todo con el esfuerzo de La Hoguera y su productor José Manuel García Pelayo, y nunca con una persona que en el Bicentenario nos dijera o nos diera el más mínimo respaldo prometido.

La canción, mientras tanto, iba sonando en radios, algunas televisiones (cortinilla del concurso de carnaval), Internet, en los descansos del Cádiz C.F., la cantamos en "prime time" en la Final del Falla del 2009, la interpretábamos en directo allá donde hiciera falta, (que no era ni por asomo lo que nos habían dicho), faltábamos a nuestro trabajo si de una entrevista se trataba, una inauguración o una reunión a cualquier hora de la mañana o la tarde. La gente, mientras tanto, nos escribía mails para preguntar por la canción, por el futuro disco…y era en esos momentos cuando nos dábamos cuenta de que el tema quizás podría haberse convertido en una canción por y para el pueblo, pero nunca pudimos darle una respuesta a esa gente, ya que no había nadie por parte del Bicentenario, ni del Ayuntamiento ni de la Diputación que diera por cerrado o por muerto el proyecto siquiera, porque nadie era capaz de asumir su oficialidad, y nadie era capaz de recibirnos seriamente en un espacio que era "de todos".Llamamos a todas las puertas, publicamos con nuestro dinero la canción en formato CD, pero por aquel entonces, el Bicentenario, y las instituciones, cambiaron de color político, y todo a nuestro alrededor era tan triste, que nos iban hundiendo la moral lentamente. La crisis había llamado a las puertas, pero la cuestión no era que no hubiera dinero, ya que nunca pedimos nada, sino que nadie asumía el trabajo ya empezado. Incluso la radio pública pedía un porcentaje de derechos de autor a cambio de radiarla, algo lamentable.

Poco a poco fuimos olvidando el proyecto, ya que nuestra paciencia tenia un limite, Mientras tanto, se nos ocurrió hacerle nuestro propio homenaje a la ciudad que amamos y defendemos, y se nos ocurrió plantearle a Joaquín Sabina que se uniera con su voz a un tanguillo que hablara de la guasa, de la historia, de sus carnavales, de su arte, y por que no, de La Pepa. La nueva canción se llama De vida me disfracé, en la que participa no ya una de las voces más importantes de España, sino de todo Latinoamérica, y por supuesto, nadie de ninguna institución se ha interesado por ella, pero ya a estas alturas, da igual. La hicimos gente del pueblo y será por siempre para el pueblo, y ninguna cumbre de políticos estará a la altura del amor que sentimos por la música, la cultura y por Cádiz. Creíamos que el Bicentenario traería prosperidad, progreso, oportunidades y cultura para todos, pero en la ciudad del paro y tan falta de recursos, qué se puede esperar. Somos unos ciudadanos decepcionados con las maneras de hacer de unas administraciones que, bajo nuestro humilde punto de vista, nunca estuvieron a la altura.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios