El soberao

Modesto Barragán

Bibiana rebelde

QUERIDOS Reyes (Magos, no vayamos a liarla por Puerto Real): solo pido salud e ilusión. De lo demás me encargo yo. Y si puede ser, en el camino de entrada del carril reversible gaditano, que ayudéis a clarificar las ideas de tanto pecador ofuscado. Yo, el más desnortado de todos, no acierto a distinguir a estas alturas quien es quien entre nosotros. Debe de ser culpa del plan rebelde de Bibiana para el 2012 que acabó por sacar a todos el alma joven que llevamos dentro haciendo radicales a los más moderados. Y es que llenar de pintadas y despintadas las cuidadas calles de una ciudad que sonríe no podía traer nada bueno. Claro, luego pasa lo que pasa. Algunos concejales terminan pidiendo cortes de carreteras y hasta una huelga general ante la crisis que nos acucia y se pasan por la izquierda a los sindicatos, a la mismísima Izquierda Unida y hasta a Fermín Salvochea que volviera al frente del cantón. Por la sierra se ponen de escudos humanos, al más puro estilo Gandhi para evitar el paso de las máquinas excavadoras camino de las demoliciones. En Algeciras organizan micro manifestaciones, hartos ya de tanto buque sin rumbo, con lo segura que habían dejado ellos la bahía durante su mandato. En fin, que no descarten una huelga de hambre, previas movilizaciones, y ríanse ustedes de la que han liado en Grecia. Ya verán. Majestades (los magos, no los de Port Royal) transmítanle al equipo de Aído (a la hija) que para próximos empeños propagandísticos impriman menos fuerza en el mensaje prenavideño o lo acompañen de un simple folleto explicativo y es importante que sea sencillo. Que esta gente se toma el rábano por las hojas y cualquier día los vemos con el puño en alto, de okupa en la casapuerta de algún asustavieja y, a lo peor, con calcetines más chillones que los de Pérez Peralta. No majestades. Por ahí no. Díganle al director general de la juventud, Gabriel Alconchel, que aquí solo nos faltaba eso. Y como sabemos que es de Jerez, añádanle que “aquí hay que mamá” y, de camino, dejar algún espacio libre –que buena falta hace- en las vallas publicitarias para los serenos asuntos de interés que deben comunicarnos las autoridades locales. A ver si hay manera de que en el próximo año tengamos las cosas claras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios