El Palillero

José Joaquín / león

La Banda Municipal

NO se confundan, señoras y señores, que me refiero a la música con este título. Tanto hablar sobre la remunicipalización de servicios, pero nadie ha exigido todavía que se recupere la Banda Municipal en Cádiz. En tiempos de Carlos Díaz y de Teófila Martínez, se les pidió, sin ningún éxito. En otros tiempos, la hubo en Cádiz, pero se perdió, como el barco del arroz, el cochecito lerén, los trolebuses de San Severiano, la torre de Preferencia, las casetas de lona, el reloj de flores y tropecientas cosas más. Eran otros tiempos, cuando a nadie se le ocurría que un candado pudiera decorar una glorieta. Pues la Banda Municipal se perdió, y se intentó recuperar; pero se veía como algo sevillano, porque allí no se perdió y sigue existiendo.

Leo en el Diario que ahora están en proceso de cargarse la Banda Sinfónica Municipal de San Fernando. Lo de Sinfónica resulta muy pomposo, y le da un pedigrí clásico, como si interpretaran a Beethoven, Schubert y Mahler todos los días. Eso también lo han copiado de Sevilla. No obstante, lo cierto es que en La Isla, el Ayuntamiento de Patricia Cavada, supuestamente de izquierda, ha tenido la idea de repartir los casi 90.000 euros de subvención (que aportaban a la Municipal) entre todas las bandas, por concurso público. Como las demás bandas isleñas no son municipales, si reparten el pastel significará que la Municipal ya es como las otras; o sea, que no es municipal y se la han cargado, así tan naturalmente.

Los ayuntamientos son reticentes con las bandas municipales. No quieren que pase como en Sevilla (otra vez), donde sí que son y han sido funcionarios, incluso cuando gobernaba el PP con Soledad Becerril y Juan Ignacio Zoido. De modo que en San Fernando se la van a cargar, y en Cádiz ni unos ni otros la han refundado. Supongo que tampoco estará entre las principales prioridades del alcalde Kichi, aunque podría municipalizar a 100 criaturas musicales.

Una Banda Municipal no sólo sirve para tocar en Semana Santa, o en otras procesiones, como el Corpus o la Patrona. Serviría para acompañar a la Corporación Municipal, interpretando alegres pasacalles, en sus traslados corporativos (pendón en mano y bajo mazas), a las procesiones citadas del Corpus y la Patrona, además de los Santos Oficios catedralicios. Al menos, eso hace la Municipal de Sevilla, donde gobierna el PSOE. También sirve para interpretar conciertos públicos, incluso sinfónicos, en el centro de la ciudad y en los barrios, para solaz de la gente. Desde aquí, apoyo esa municipalización de servicios musicales.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios