DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

Son los que son

El cambio en Andalucía se ha producido con la colaboración necesaria de Vox, aunque no le guste a Ciudadanos

La nueva situación política en Andalucía la ha propiciado una mayoría de cambio formada por tres partidos con el objetivo común de echar de la Junta a Susana Díaz y los socialistas. Esto, que es una solemne obviedad para cualquier andaluz medianamente informado, conviene que sea subrayado de vez en cuando porque por más juegos dialécticos que quiera hacer Juan Marín para desmarcarse de Vox, no le sale. Y no le sale porque, se ponga como se ponga el portavoz de Ciudadanos, no es así. El partido tradicional de la derecha, el recién llegado de la derecha más exaltada y los que hasta ayer por la mañana apoyaban en el Parlamento andaluz los Presupuestos y las políticas de la señora Díaz están en lo mismo. Se demostró en la sesión constitutiva del Parlamento de la semana pasada, la que le dio a Ciudadanos la presidencia de la Cámara, y se volverá a demostrar dentro de poco en la investidura de Juanma Moreno. Aunque no le convenga a Albert Rivera, nervioso porque el caso andaluz le dificulta las relaciones con los liberales europeos con los que quiere homologarse o porque se le abre una brecha difícil de sellar con Manuel Valls, su gran esperanza para repetir en Barcelona la hazaña que protagonizó Inés Arrimadas en las autonómicas catalanas. Tampoco es que le venga de perlas al propio Marín, que salta de un lado al otro del hemiciclo intentando no despeinarse, lo cual es difícil tirando a imposible.

Por eso, convendría que Ciudadanos fuera aceptando la realidad de las cosas y dejara de hacer circunloquios retorcidos para demostrar que ellos no han pactado con Vox o ensoñar cordones sanitarios que sólo existen en su imaginación. Vox es lo que es, le guste o le deje de gustar a Marín, representa hoy a cuatrocientos mil andaluces que le han dado su voto y sin su colaboración expresa el acuerdo que da el vuelco a la política andaluza no hubiera sido posible. Andalucía cambia porque así lo han querido los representantes de una mayoría social que suma tres opciones políticas diferentes pero con un interés común. Lo demás son vistosos fuegos de artificio. Esa mayoría abarca desde Vox a Ciudadanos y tiene en medio a un Partido Popular que ha sabido adaptarse a las circunstancias y tender puentes sin mayores problemas. Todo lo que se haga a partir de ahora, o por lo menos todo lo importante, tendrá que tener el acuerdo de los tres. A eso se le podrá llamar pacto o no, pero la realidad es que son los que son y están a lo que están.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios