Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

El 14-D

La huelga general contra el gobierno de Felipe González de hace 30 años fue un éxito rotundo hasta el punto de que el PSOE retiró los proyectos en trámite y aumentó el gasto social. En Cádiz también fue seguida de manera mayoritaria. En aquel año yo era presidente de la Junta de Personal de la Diputación. Recuerdo que en la puerta del Palacio formamos un piquete que no debía intimidar mucho porque hubo compañeros que entraron a trabajar quizás porque le tenía más miedo a las represalias del presidente de entonces, Alfonso Perales, como era habitual, interesante asunto que podría debatir su Fundación. La puerta del Edificio Roma había sido sellada con silicona por unos chavales de las Juventudes Comunistas esa misma noche por lo que un grupo de funcionarios permanecían en la puerta a la espera de que alguien la abriese. Por entonces la Diputación tenía la tutoría legal de un grupo de jóvenes provenientes del Centro de Educación Especial de El Puerto de Santa María, que realizaban trabajos auxiliares. El entonces diputado de personal, Antonio Fernández , mandó a esos chicos a que abriesen la puerta provistos de pesadas herramientas, lo que no fue necesario porque nada más apoyarse las dos hojas se abrieron de par en par porque nadie las había anclado. Este suceso hizo que tuviese un agrio enfrentamiento en los medios con Antonio Fernández por haberlos enviado . La noche anterior se habían formado unos nutridos piquetes que salieron del edificio de los sindicatos a cuya cabeza iban Paco Arias y el añorado Juan Pérez que fueron por los polígonos industriales para apoyar a quienes querían seguir la huelga en la compañía de autobuses y otras empresas que presionaban a sus trabajadores para que no secundasen el paro. Esos piquetes sí actuaban de manera intimidatoria sobre los pocos bares y comercios que habían abierto sus puertas. La redacción de este periódico secundó masivamente la huelga tras una asamblea celebrada en la plaza del Mentidero. El periódico, no obstante, salió a la calle con apenas ocho páginas realizadas por el equipo directivo lo que le permitió al difunto Antonio Rivera una de sus geniales frases: "hoy el periódico es mucho mejor porque lo han hecho los jefes". En el Ayuntamiento Carlos Díaz despidió a su secretario particular, Santiago Laz, por haberla secundado y el difunto Pepe Lodeiro obligó a que abriese la emisora municipal Onda Dá. Algunos que hoy son fanáticos seguidores de Podemos lo eran por aquellas fechas del PSOE y de Felipe. La jubilación es lo que tiene.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios