fútbol Arcos CF - Salerm Puente Genil (2-2) · Utrera - Conil (5-0)

Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

BATALLA DE CIRIOS

Cádiz desatada por los cuatro costados de las más rancias tradiciones de finales del siglo XX: las Tres Cés del castizo

Llevamos un mes de julio que es el éxtasis del gadita reconcentrao. Si no fuera porque no han llegado todavía días muy playeros el gadita reconcentrao viviría en el paraíso: cadismo capilleo y carnaval aunque la playa con moderación. ¿Para qué ir de viaje si el paraíso está en Cádiz? En el Wallhala gaditano se puede uno encontrar un día con 20 o 30 pasos que dan vueltas por la ciudad hasta las tantas, con las bandas de cornetas y tambores aporreando el sueño de los pobres vecinos y los capillas monopolizando las calles como si fueran suyas. Otro día hay un carnaval de verano con las legales, las ilegales y las mediopensionistas que vuelven a cantar sus excelsas coplas una y otra vez. Una semana entera con Mágico y todo su séquito de gaditanos antiguos y sobrevenidos que dieron la brasa todos los días: que si un partido, que si visita a no sé qué sitio, que si fotito por acá o fotito por allá, que si un selfie, que si una dedicatoria, que si mi abuelo te admiraba mucho, que si de marchuki en el Babylonia hasta las tantas, que espere el personal. Lo tradicional. Cádiz desatada por los cuatro costados de las más rancias tradiciones de finales del siglo XX : las Tres Cés del Cádiz más castizo que tanto gusta a Canal Sur y el resto de televisiones llevado al éxtasis sin solución de continuidad. Fútbol, coplas e incienso a toda pastilla para que se reafirmen en sus convicciones todos los que ya estaban seguros de que como Cádiz no hay ná, que si los musulmanes piensan que el paraíso son unas huríes que atiende a quien muere por el Islam en Cádiz está el paraíso en la tierra. El que viaja es porque no es de Cádiz, que en Cádiz está todo. Si usted pensaba que la temporada de fútbol iba de septiembre a mayo, se equivocó. Si creía que las procesiones eran en primavera: error. Si había creído que el carnaval era en febrero: mentira. Todo se ha concentrado en julio sin tregua, sin desmayo, sin respiro y sin levante, que es la única noticia importante desde la llegada del solsticio. No se nota la municipalización de los servicios de playa porque todavía no hemos tenido un día de aglomeración para que nos lo cuenten los becarios de todas las redacciones. De la barra del Babylonia a la iglesia de San Francisco, de la puerta del Carranza a la calle Amengual o al Pópulo.

Falta por llegar una batalla de coplas como gusta denominar a la diosa Gades que, tal y como están las cosas, será casi una batalla de cirios con todos disfrazados de me han dicho que el amarillo como si fueran procesistas catalanes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios