Su propio afán

Andaluces, levantaos, y andaluzas

El lenguaje inclusivo incluye a las señoras sin pedirles el más mínimo consentimiento expreso

La tienen tomada con la Constitución. Encima, han pedido a la Real Academia de la Lengua que la reconviertan al lenguaje inclusivo. Pérez Reverte no está por revertir, pero Gutiérrez Aragón se pregunta: "¿Es forzar el lenguaje cambiar "los españoles" por "la población española"?". Se responde que no. Considerar sinónimos o similares "españoles" y "población española" es tener un oído lingüístico enfrente de otro. Lingüístico, histórico y político, tan enfrente que no sé si es forzar a la academia acoger tan sordos excelentísimos.

Para ir practicando, la RAE podría empezar con el himno de Andalucía, cuya traducción al lenguaje inclusivo será una prueba de fuego. ¿No dice descaradamente: "Andaluces levantaos", y lo repite, y sigue: "hombres de luz, que a los hombres,/ almas de hombres les dimos"? Ay, Blas Infante.

Aunque quién sabe si las andaluzas no están de suerte, excluidas de una letra tan fea. No es una exclusión exclusiva, porque están incluidos los que piden "tierra y libertad", pero no los que quieren fraternidad o igualdad ni los que preferimos un trabajo más urbano.

El lenguaje inclusivo incluye a las señoras sin pedirles el mínimo consentimiento expreso. O sea, que para unas cosillas, sí, pero, para que te mienten en un himno o te señalen en una constitución, nadie las deja decir esta boca es mía. ¿O se trata de esto: de expropiarnos también la boca? Que el idioma no sea el nuestro ni el que nos transmitieron nuestros padres. Impuestos de sucesiones, de un tipo u otro, siempre, por sistema.

Al final va a resultar que fue un visionario el que hizo el himno de España sin letra. Por esto o lo otro, habría que cambiársela de inmediato. El ta-ta-ta-tá, en cambio, es insumergible. Puede que el título de Marcha Real y los acordes concretos levanten urticaria en más de uno, pero la no-letra es neutral, de consenso, con un contenido que satisface a los partidarios y a las partidarias de la memoria histórica, del diálogo sin cortapisas, del lenguaje inclusivo, de la laicidad del Estado y de la Alianza de Civilizaciones. No como el himno de Andalucía, para que el que propongo: "Andaluces, levantaos; andaluzas, levantaos; hombres y mujeres de claroscuro, que a los hombres y a las mujeres distes y recibisteis (sólo "dar" suena a paternalismo) sistemas nerviosos ("almas" es un término muy sospechoso) de hombres y de mujeres, entre otras cosas… Pedid todo y paridad".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios