Opinión

José Antonio Vera Luque

Alberto Contador

Alberto Paniagua debutaba como vocal del jurado de coros. Iba ilusionado con su carpeta y su libreta donde iría anotando las peculiaridades de cada grupo para atinar con la decisión. Catedrático en Filología Hispánica y pianista, estaba más que cualificado para la labor que iba a realizar. El mundillo de los coros se mostraba contento ante la presencia de Alberto en el palco, garantía de buen hacer y honestidad. El primer día de Concurso apareció el primer coro. Alberto, feliz y concentrado, se acomodó en la butaca. Abren cortinas y de momento, el escenario lo invaden 200 personas vestidas de la misma manera. Comienzan a cantar… pero sólo 45 de ellos, permaneciendo el resto callados. Alberto, sorprendido, se centra en contar si realmente eran 45… o 46, lo que provocaría la descalificación. Con el dedo índice va señalando… “Uno, dos, tres…”. Cuando va por el cuadragésimo cantor, los que cantaban callan, y comienzan a cantar otros 45 componentes distintos. Alberto, resetea el contador, y comienza de nuevo, desde cero, a detectar cantantes… “Uno, dos, tres…”. El vacío existente en el reglamento, denunciado una y cien veces por la Asociación de Afinadores de Bandurrias, una de las 74 asociaciones pertenecientes al Patronato, es el causante de lo que está ocurriendo. La actuación del coro continúa en la misma tesitura. Siempre hay 45 cantando, pero nunca son los mismos. En ciertos momentos cantan con la luz apagada, o empiezan a moverse por el escenario, lo que dificulta la contabilidad. A esto le añadimos el maquillaje de purpurina que complica la percepción. El coro termina su actuación. Alberto no ha escuchado nada. Se ha llevado los 30 minutos de actuación contando, y recontando a personas cantando. No sabe qué puntuar y puntúa al voleo. Sólo sabe que no le han dado coba… O puede que sí… De ahí que el catedrático pianista se fuera para su casa acordándose en la puñetera madre del día que se apuntó a jurado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios