La Azotea

José Antonio López

jalopez@diariodecadiz.com

Agua filtrada

El agua es fuente de conflicto en Cádiz. Lejos de limpiar, de baldear a fondo las entrañas de la ciudad, desde que se produjo el llamado caso Loreto el agua ha inundado una parte de la política municipal rebosando el vaso de la paciencia de algunos o tratando de anegar el ya de por sí complicado camino de la gestión pública de otros. El agua filtrada es mal trago para unos a la espera de juicio y mal trago para otros con sus nombres empapados por remunerados trabajos fantasmas. Es lo que tiene el poder de manejar el grifo, que se abre a demanda para derrochar litros y litros salpicando a diestro y siniestro o que se cierra a tope, llave de paso incluida, para que el vaso se quede medio lleno o medio vacío según la perspectiva de quien lo mire. Lo que hace falta es que la factura de esta guerra del agua no la tengan que pagar los ciudadanos, sino que cada cual responda por su consumo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios