Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Agrupémonos todos

Tienen razón los que hablan de que el PSOE necesita recobrar la ilusión. Cosa diferente sonlas motivaciones de cada cual

Como dijo Andreotti, "el poder desgasta, sobre todo al que no lo tiene". Susana Díaz ya no tiene el BOJA para nombrar miles de cargos que le debían su salario a la, por entonces, Señora de las Marismas. Ahora que no tiene ese poder se le colocan en frente todos aquellos que antes la pusieron donde está. Poco a poco se acumula un frente de rechazo a la Reina de El Tardón. Cuando el cornetín de órdenes de Ferraz suene con fuerza, Susana Díaz se quedará con la Máxima Autoridad y poco más. La vida son dos días y, por lo que dice todo el mundo, Susana sería incapaz de ganarle a Juanma Moreno, de ahí que ahora se diga que "el PSOE necesita una nueva ilusión", que traducido resulta: váyase señora Díaz. Cuando ustedes vean a un dirigente del PSOE hablar de que el partido necesita recobrar la ilusión deben anotar a quien lo ha dicho a la causa del sanchismo, pasado al bando antisusanista. Por supuesto tienen razón quienes así hablan, cosa diferente son las motivaciones de cada cual, si es una verdadera convicción de qué es lo mejor para el partido o el convencimiento de qué le viene mejor a él mismo. El pedrismo andaluz, por ahora, es el ejército de Pancho Villa: por un lado están los de Jaén, que dicen que van juntos aunque el tal Felipe Sicilia se ha lanzado a la piscina con el apoyo de Fran González, según instrucciones de la vicesecretaria general, Adriana Lastra. Por otro está Alfonso Gómez de Celis, que rema para sí. Por otro el alcalde de Dos Hermanas, natural de Alcalá de los Gazules, Quico Toscano. Por otro el romanismo y el pizarrismo. Hará falta que llegue un Mesías que unifique las facciones antisusanistas cuando haya que apoyar un candidato, o candidata. Por ahora ha cambiado de bando la secretaria provincial del PSOE de Cádiz, Irene García, a la que raudo y veloz le han puesto el mandil de la secta. Sigue con Susana, por ahora, Manuel Jiménez Barrios. Veremos qué hacen el senador cañaílla López Gil ("Pedro, has dido un mal secretario general"), el vicesecretario Ruiz Boix, o el neosanroqueño y antiguo consejero sevillano Miguel Ángel Vázquez, que ya cambió de bando. Dudo que lo haga el asidonense Juan Cornejo, que se quedará para apagar la luz. Un galimatías. Dijo Javier Pradera: "El poder es a la política como la gravedad a la tierra: impide que los cuerpos floten". El poder ahora está en La Moncloa y en Ferraz, así como el deseo de los socialistas por recuperar el que perdieron en San Telmo. En cuando empiece la carrera veremos cuántos se quedan junto a Susana, la pobre, triste , sola, fané y descangallá, sin prebendas que repartir. Qué tiempos aquellos en los que decía "mis hospitales", "mis colegios" . Siempre quedará la Hermandad del Rocío de Triana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios