Aficiones gaditanas

La afición a la Semana Santa, cuando la religiosidad popular ha disminuido, se mantiene e incluso aumenta

Los gaditanos, como ocurre en todos los lugares, tienen sus aficiones. Alguien las resumió en las tres "C", que corresponden al Cádiz C.F., al Carnaval y a las Cofradías, pero al ser tres no son excluyentes como ocurre en otras poblaciones, que teniendo una sola afición, se vuelcan en ellas, hasta el hartazgo de los que no las comparten. La afición, que es además devoción, a la Semana Santa procesional en Cádiz, cuando la religiosidad popular ha disminuido, se mantiene e incluso aumenta. Ni siquiera el Carnaval, otra gran afición gaditana, aunque sus celebraciones se adentran hasta tiempo de Cuaresma, la ha hecho disminuir. Prueba de ello la daba días pasados la página que firma José María Otero, en la que aparece las cofradías que salían hace 100 años (Afligidos, VOT de Servitas, Columna, Piedad, Veracruz, Nazareno y Santo Entierro) porque todas ellas siguen existiendo, celebran sus cultos estatutarios y realizan su estación de penitencia.

En muchos lugares, la abundancia de nuevas cofradías que se van incorporando a la Semana Santa procesional, por la existencia de nuevas barriadas, ha sido necesario habilitar días de la Semana de Pasión para darles acogida. Aquí en Cádiz esto no ha ocurridos, pero la VOT de Servitas de Ntra. Sra. de los Dolores, desde el pasado año hace su estación en lo que era Viernes de Dolores, conmemoración que hoy día la Iglesia la celebra en el mes de septiembre. José Joaquín León, cuya autoridad en materia de cofradías, nadie puede poner en duda, escribía ayer, el contrasentido que supone la decisión de los Servitas de abandonar el Jueves o Viernes Santo, para salir fuera de la Semana Santa.

En una entrevista publicada en este Diario al Presidente del Consejo de Cofradías, el abogado Juan Carlos Jurado, que durante su mandato han cambiado la Carrera Oficial, admitía que la actual pudiera no ser la definitiva. Ya he opinado que con la actual Carrera Oficial se corre un riesgo muy previsible de que es que si hay fuerte viento de levante, la Plaza de San Juan de Dios se convierte en un lugar muy desapacible. La cofradía de la Buena Muerte la tuvo prevista en su itinerario muchos años, pero se vio en la necesidad de cambiarla por la calle Cristóbal Colón, menos expuesta a los vientos, después de dos experiencias seguidas muy desagradables. Por supuesto, que no deseo de ninguna de las maneras un régimen de vientos que haga cambiar de opinión a la Junta de Cofradías y a su presidente cuya labor, considero que es muy de agradecer. ¡Buena Semana Santa¡

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios