La mayoría de las veces lo mejor es no preguntar -recuerdo que solía escuchar: quien quiera saber, mentiras a él; lo cual que dada la construcción sintáctica era frase de otros siglos. Digo que la mayoría de las veces, pues mejor esperar a que te digan que a forzar nada. Fue lo que me ocurrió el otro día, que no me dijeron nada. Aunque... puede que me dijeran mucho cuando me dijeron: "Vienen cosas buenas a La Isla, Enrique". Fue porque pregunté por el alcalde de un modo retórico: ¿El alcalde está aquí, está allá? Fue cuando me dijo: "No, está acullá". El acullá es como el "quien quiera saber" de antes... O se dice con una sonrisa misteriosa o no se dice. Vamos, no se emplea sino en los manuales de aprendizaje de la lengua española: Aquí, allá, acullá... Cerca, lejos... O el ya casi inusual "empero", o sea, pero, empero, sin embargo, aunque...

Mas, por la tarde, supe de casualidad dónde estaba el "acullá" de por la mañana: Madrid, era Madrid. Porque en la misa por el alma de José Monje Cruz celebrada en la Iglesia Mayor, una misa flamenca verdaderamente emocionante, el alcalde comentó de pasada: "Acabo de llegar de Madrid". Y entonces ya no me cupo duda de ese "acullá" era Madrid, de donde iban a venir las "cosas buenas" para La Isla. Alcalde, Madrid, cosas buenas. La relación de conceptos una vez conjugada se conocerá cuando tengan a bien. Los políticos en general tienden a establecer sus prioridades estratégicas de comunicación. O de actuaciones. O sea, ya sabemos en La Isla cómo se inauguraban determinadas obras en el pasado. Casi al filo de unas elecciones. Modo de justificar muchas veces lo injustificable. Pero ¿cosas buenas? Quiero pensar en San Carlos, porque el 31 de diciembre Defensa tiene pensado echar las llaves al pozo si Pepe Griñán no se pone serio con su consejera y le dice que solucione el asunto sí o sí. Para que no haya esa pobreza asistencial de los sótanos de San Carlos frente a la profesionalidad y buen hacer de los enfermeros y médicos de Marina (Los detalles, a su disposición de usted, señora consejera).

Aunque pienso ahora que las "cosas buenas" puede que no sean estas del Hospital, que de verdad que es una locura que no se esté ya en el fin del trayecto de algo que la ciudad demanda de un modo incontestable... ¿Las "cosas buenas" son la carga de trabajo que Madrid va a enviar al astillero isleños y los otros de la Bahía? Ahora mismo, que no esté cerrada la carga de trabajo para San Fernando es un motivo de verdadera angustia de muchas familias isleñas, de muchísimas... Es que... ¿El tranvía? Adif es Madrid también, así para entendernos. Como Defensa, como... Aquí hay dos paradigmas claros, el de Sevilla y el de Madrid. Bueno, un tercero es el propio pero con los recursos que tenemos (menos 7,8 millones de euros robados en la Caja Municipal) están las filigranas de Manuel Raposo.

¿Cosas buenas? ¿Acullá? Ocurre que quien me lo dijo es persona de confianza...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios