🍨🍨 La Ibense de Sanlúcar no cierra

Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Activistas de los vecinos

Me parece bien que al alcalde le pague el Ayuntamiento ya que a él dedica su tiempo. Lo de cobrar de la Diputación era un fraude

Con tanta gente obsesionada por vivir de la política, sorprende que en el grupo municipal de Ciudadanos ninguna de las dos concejalas que lo componen hayan querido liberarse (extraña palabra), sin que ello haya ido en menoscabo de su actividad. La Mala Rodríguez no perdió ocasión para coger la liberación, aunque no se note en el grupo socialista. El PP ha tenido que hacer una cabriola para liberar a Carmen Sánchez inventándose para Juancho Ortiz el insólito cargo de presidente del grupo mientras el secretario general de Nuevas Generaciones y cofrade de la Vera Cruz, el gaditano Miguel Ángel Sastre, con 25 añitos, ya enfila la profesionalización como asesor del Ayuntamiento de Madrid. Me sorprende gratamente que Martín Vila haya renunciado a su dedicación exclusiva para poder ejercer de profesor: las tardes en clase, las mañanas en el Ayuntamiento. Es un activista de sus vecinos, lo que no deben contemplar en el resto del Equipo de Gobierno. Me parece bien que al alcalde le pague el Ayuntamiento ya que a él dedica su tiempo; los seis años que cobró de la Diputación me parecieron un fraude: 60 mil euros por ir una vez al mes. Aunque haya hecho falta que los de IU (promotores del Frente Amplio de Yolanda Díaz) se cargasen al portavoz de Adelante en El Puerto para que el partido le buscase el consuelo económico de la Diputación. Puede que José María González sea el alcalde de capital española que menos cobre, incluso que sea el peor pagado de los primeros ediles de la provincia. También pierde si se compara con el delegado de la Zona Franca, la presidenta de la Autoridad Portuaria o cualquier delegado provincial de la Junta (incluida la Cajera). El caso de Cherra es distinto, porque va y viene de la dedicación exclusiva en función de que su cuate Juan Torres le busque un curro en la Pablo de Olavide. Clama al cielo el nuevo Don Croqueta de la ciudad, Paco Cano, digno sucesor de otros que hubo en el PSOE y el PP. Ese hombre cobra las mismas 38 mil que el alcalde por ponerse en las fotos. De hecho en las máquinas de Photomaton de Cádiz cuando uno echa las monedas correspondientes y aprieta el botón la máquina pregunta: "¿La quiere usted solo o con Paco Cano?". No he visto dinero público peor gastado que el salario del antiguo perito de Arte y Naturaleza cuya única función es ponerse junto al alcalde o Lola Cazalilla (parecen Hernández y Fernández). Se ve que aquí nadie puede trabajar solo por amor a su ciudad. Otro día hablamos de Albita que cobra dinero público para ir al gym o de cómo la Diputación compra el silencio de los partidos con subvenciones. Ahora que lo pienso: ¿cuánto le pagarían al Oso Perjudicado, como le llamó Yolanda Vallejo en Onda Cádiz?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios