Análisis

Pedro G. Tuero

Lo que ya vino y lo que venga

Aquí, se necesita un equipo mayoritario y capaz de gobernar, que lo hay

Ya en ese libro tan esencial y eterno, que tantos hemos leído, en una de las muchas conversaciones de don Quijote con Sancho, se decía: "Razón tienes, y díceslo con tanta sapiencia como el mismísimo estagirita y cualquier sapientísimo de la salmanticense, y yo pienso que habrá que reunir un día a todos los menistros, consejeros, directores y demás meneones de la batuta para que se pongan de acuerdo en el gobierno de la cosa pública y para que entre todos subsanen el enredo y se ponga remedio al coste de la hacienda que se genera...". Sabios consejos del caballero de la triste figura que en más de un lugar cualquiera debería llevarse a cabo. Ponerse de acuerdo y a gobernar. Porque en definitiva el ciudadano lo que desea son resultados. Todo este maremágnum de pactos y conciertos, solo lleva al desánimo y al asqueo del votante. A nadie le extraña ya la abstención y la desidia al llegar unas elecciones, y lo que te rondaré morena. Que a unos les interesa una cosa y a otros la otra y que el pacto es natural o no lo es. Que lo es donde me conviene y no lo es donde no me interesa.

Porque para lo que pueda venir en las próximas: viva la virgen del Carmen para que ayude al isleño a tener a un buen alcalde. Y así -pienso y opino- que en nuestra Isla querida podrá seguir sin decidirse. Siempre habrá esa tripleta, que tanto nos perjudica. Está claro que este es un pueblo indeciso que no se atreve con las mayorías, ni absolutas, ni relativas. Y me temo que si no hay acuerdos como dice don Quijote, podemos perder otros cuatro años. Aquí, sea como sea, con perdón, se necesita un equipo fuerte, mayoritario y capaz de gobernar, que lo hay. Por tanto, antes de dar un paso concluso, después de pactos y reuniones, habrá que sopesar el porvenir. El futuro de nuestra bonita Isla y no el de mis prebendas. Ya Sancho, en aquella conversación lo decía: "En el porvenir y proveer de antemano está el acertar y curarse sano". Aunque lo que sí está claro es que con dieciséis o diecisiete hay más poder que con nueve, las matemáticas cantan y eso es así. Ahora, que guste o no guste… es otra cuestión.

Aunque espero esperanzado que nada de eso ocurra aquí. Porque lo que vino el pasado 28 de abril ya lo estamos viendo; mas lo que venga ya lo veremos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios