Análisis

José guerrero 'yuyu'

Nos va la marcha

El punto negro del equipo de Cervera siguen siendo los despistes defensivos

A pesar del empate ante el Málaga, el partido ante los de la Costa del Sol viene a confirmar algo que veía presintiendo desde hace algún tiempo: al Cádiz le viene bien enfrentarse a los más poderosos de esta categoría en el tramo final. Al equipo de Cervera se le vio bien plantado en el campo y metido en el partido. El punto negro del equipo de Cervera siguen siendo los despistes defensivos, que ha costado cuatro puntos en los dos últimos partidos, una renta demasiado elevada a estas alturas cuando cualquier punto es oro molido para marcar distancias (o que no se te escapen los rivales). Enfrentarse a estos equipos de arriba creo que va a conseguir que el Cádiz esté metido en competición hasta el final, cosa que (a las estadísticas me remito) no creo que hubiera sido igual con una calendario ante rivales más endebles. Y conste que aquí te gana cualquiera, ojo. Pero me refiero a la actitud a la hora de encarar los partidos. Y si no, fíjense el Mallorca ayer, perdiendo tres puntos vitales ante un Nástic prácticamente descendido. Así que prefiero este calendario a ningún otro. Las facilidades no existen, aunque lo parezcan, y las dificultades te hacen abrir los ojos. Lo que me llama la atención es que sea ahora cuando el Cádiz parece haberse dado cuenta de que se puede optar a todo. Si hubiéramos tenido esa visión cinco partidos atrás no sé que hubiera pasado. Si embargo, por esas fechas parecía pecado mortal hablar de ascenso y de repente ahora no lo es. Me van perdonar, pero no lo entiendo. Pero bueno, más vale tarde que nunca, dice el refrán. Quizás sea aquello de que al Cádiz le van los retos fuertes y las cosas difíciles, porque de otra manera cuesta entenderlo. Sea como sea, parece que se va a Riazor a por todas, pese a que los amarillos no han ganado jamás en La Coruña. Empatar no sería tampoco un drama para mantenerse con opciones de play-off, a expensas de lo que ocurra en el Málaga-Oviedo de mañana lunes, donde un empatito sabría a gloria pase lo que pase en Riazor. Lo que sí está claro es que no ganar en Riazor sería despedirse prácticamente de las opciones de ascenso directo. El Granada, con su victoria del viernes, se coloca a diez puntos y empatar hoy ante los gallegos sería ponernos a nueve puntos del Granada con doce puntos en juego. Complicada misión, pese a tener que jugar contra ellos en este tramo final.

Y es que de meterse en play off hay que quedara lo más arriba posible, que ya saben lo que pasa luego con la mejor clasificación en liga en caso de empate. Y para colmo de males, la Copa América nos puede quitar a Darwin Machís para el play-off y el Europeo sub'21 nos puede hacer la misma jugarreta con Manu Vallejo. Lo dicho, que nos van las cosas difíciles. Y eso me gusta. Y lo mejor para estas cosas es ver las semifinales de Champions, con el Liverpool remontando sin Salah ni Firmino y el Tottenham haciendo lo propio sin Harry Kane, sus hombres claves. Y es que en fútbol, lo importarte es creérselo. No hay más. Creamos pues.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios