Muere Jesús Quintero Cuando una chirigota del Carnaval de Cádiz se disfrazó del Loco de la Colina

Torre Alta

Entre el miedo y el desconcierto

¿Quién no da tregua?, ¿el coronavirus o son las escasas medidas que los responsables de este mal están aplicando o dejando de aplicar?

Los contagios siguen aumentando. Son las primeras noticias que nos interesan escuchar mientras desayunamos. ¿Cómo ha sido el día de ayer? ¿Continúan aumentando los contagios? Andalucía, La Isla. Y los hospitales, ¿tienen capacidad de aguantar aún más? Cuántos fallecidos. Con estas noticias empezamos el día, y otro, y otro, y comprobamos como cabalga el coronavirus este que no nos da tregua.

Pero, ¿quién no da tregua? ¿El coronavirus o son las escasas medidas que los responsables de este mal están aplicando o dejando de aplicar? Porque esta es la otra cuestión, la falta de certezas que nos transmiten los responsables de cuidar la salud de los ciudadanos. Desde la óptica de que la responsabilidad es del que tiene o tienen que tomar las decisiones, y por lo tanto es el que se puede equivocar, a los ciudadanos nos cuesta trabajo entender que se dude de que parte de ese binomio, economía o salud, debe ocupar la prioridad. O podríamos decir que observamos que para la mayoría política, la primera prioridad es la economía. Y esto lo vemos porque sus decisiones, las políticas, van en dirección opuesta a la de los profesionales de la salud.

Esto es lo que a los ciudadanos nos tiene mas preocupados. Porque junto al miedo, se nos unen las decisiones contradictorias de los responsables de los comités de expertos (ningún comité da a conocer su composición). Todo es un desconcierto. Lo que necesitamos, en estos momentos de incertidumbres, preocupaciones, miedos, es certezas. Necesitamos confiar en algo, en alguien, que trasmita confianza. Pero sucede todo lo contrario. El país está instalado en una disfuncionalidad total, cada parte de España nos cuenta una historia que escuchamos llenos de incredulidad. Lo que valía para ayer, no vale para hoy. En un lugar de España echa el cierre mientras en otra se abre. Y el colmo es cuando escuchamos las noticias de Europa. Todos están equivocados menos nosotros. Allí, buscan solución cuando las cifras van de entre cien y doscientos. Nosotros esperamos llegar a los mil casos por cien mil. Eso sí, si estamos en novecientos noventa y nueve no pasa nada, esperamos llegar al mil para poner medidas, medidas a media. Pero estamos en Andalucía y en San Fernando.

Nuestra ciudad es de las más castigadas de la provincia. En esta última (por ahora) ola estamos pagando bien los excesos de las navidades y algo más. El domingo estaba la playa llena de irresponsables, que también un mucho de culpa tenemos los ciudadanos. Y mientras, el gobierno andaluz trata de culpar al gobierno central de no tomar las medidas suficientes. Ninguno quiere tomar la responsabilidad. Andalucía pide al gobierno central el confinamiento mientras permanecen abiertos centros comerciales y demás establecimientos de necesidades no esenciales. Pide medidas (el gobierno autonómico) mientras tiene en sus manos herramientas para luchar contra esta pandemia que no las utiliza. ¿No quiere ser el malo? De la película. Y digo yo, entonces para qué están. Y en este desconcierto nos encontramos en plena ola de la pandemia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios