En la quinta jornada, durante el partido contra el Granada, el árbitro se equivocó y el Cádiz salió perjudicado. Tras el partido, las declaraciones de Cervera provocaron que se le abriera un expediente. Al terminar el último partido contra la Real Sociedad, el presidente del Cádiz envió una carta a la Federación y se le abrió expediente disciplinario.

Todo esto ha indignado al historiador griego Epaminondas, que ha enviado un correo electrónico a la Federación solicitando que se le indique qué se puede decir y qué no. Aún no ha recibido respuesta.

Mientras tanto, Portal Cadista recoge la declaración que la Federación hace por medio de Antón Meana quien dice que la carta del presidente es "poco objetiva y poco rigurosa", y no le pasa nada. Por su parte, el presidente de la Federación, tal como recoge Diario de Cádiz, dice que "hay otros caminos" y también que "tiene las puertas abiertas y a todos se les recibe".

Frente a esta situación Epaminondas, furioso, además de enfadado porque no se le responde y en plena subida de tensión cadista, propone a Cervera, al presidente del club y al Cádiz una respuesta que sea: "Yo solo digo que".

Así, cuando a Cervera se le vuelva a preguntar sobre el árbitro, responda: "Yo solo digo que Antón Meana dijo que la carta era poco objetiva y poco rigurosa y no se le ha sancionado. Ojo, que no estoy diciendo que el árbitro haya sido poco objetivo y poco riguroso, sino que me refiero a lo que se dijo de la carta del Cádiz".

También propone que otra respuesta puede ser: "Yo solo digo que hay otros caminos. El árbitro tiene las puertas abiertas para llamarme y a todos les recibo". Como es lo que ha dicho la Federación y no le pasa nada, será que contestando así no le pueden sancionar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios