Análisis

Tito Valencia

El sol brilla más en La Isla

Habría que preguntarse qué genera más riqueza, ¿el tranvía o la calle Real como está ahora?

Hace unos años, no muchos, llegábamos a la ciudad después de una tarde de toros en El Puerto. Veníamos comentando, en el coche, el gran ambiente que alegraba toda la ciudad de El Puerto. Los toros llevan mucha gente a la ciudad y por consiguiente mueven la economía, el gran negocio que gestiona la ribera del marisco. Todo esto hacía, y hace, de esta ciudad una gran atracción para el veraneante. Al llegar a Capitanía nos entraba la tristeza al ver nuestra ciudad. La Isla prácticamente desierta, casi obscura, adormilada. No parecía verano. Ninguna diferencia con otras estaciones climatológicas. Si no fuera por que veníamos de donde veníamos y por el calor, diríamos que entrabamos en invierno. Pasábamos de la luz a la obscuridad.

Eran unos tiempos donde la ciudad no solo no recibía visitas, sino que los del lugar la abandonábamos buscando otros lugares donde el sol veraniego tardaba más en dejar obscurecer la noche. San Fernando no encontraba su rumbo. No tenía proyectos que le dieran la vuelta a esta situación. Pero la luz va saliendo en el verano de esta ciudad. El sol brilla más en La Isla. Ahora no hace falta salir fuera para encontrar el verano. Ya incluso vienen vecinos de nuestros alrededores. La ciudad se está sobreponiendo a las adversidades que la inmovilizaron. Su comportamiento ahora es el de una ciudad dinámica, emprendedora, que apuesta por la cultura. Una ciudad que llena de actos el verano. Una ciudad que va tejiendo su futuro hilvanando poco a poco un circuito cultural y festivo que dinamice su economía.

El 24 de Septiembre ha sido la puesta de largo de este proyecto. La cultura al servicio de la ciudad. Una programación que ha mezclado lo lúdico con la elegancia de un acto institucional que da categoría a un pueblo. Nunca la calle Real, convertida en un gran escenario urbano, había concentrado tanta cantidad de público disfrutando de unas actuaciones dignísimas. Y esto ha sido prácticamente durante todo el verano. Una mejoría que viene siendo avalada, de una forma importantísima, por la irrupción de jóvenes emprendedores que están removiendo la restauración de la ciudad. La presente edición de la Feria de la Tapa ha mostrado, de la mano de estos jóvenes restauradores, un cambio importante tanto en calidad como en variedad. El centro de la ciudad se ha convertido en un gran escaparate de la misma. ¡Quién lo iba a decir! Hace unos años se hablaba, y todavía, de la despoblación que había transformado el centro de la ciudad. Perdida de comercios, de viviendas, el cambio de los bares por bancos... Hoy el centro recupera la vida. Se ha convertido en el pulmón económico y social de La Isla. Pero hay que preguntarse qué pasará cuando el tranvía, por fin, haga su aparición. ¿Podrá continuar la calle Real como el gran escenario en que la tardanza del tranvía lo ha convertido? Ahora nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Qué genera más riqueza para la ciudad, el tranvía o dejar la calle Real en el gran movimiento urbano que se ha convertido?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios