En nuestra tradición occidental cuando alguien recibe el poder se le entregan los objetos que simbolizan esa autoridad que recibe. Muchas veces es una espada, otras un cetro o una corona, a veces un libro de leyes. Hoy en día, entre nosotros, el que manda prefiere otro tipo de realidades. Por ejemplo: saber que controla el BOE, o el BOJA; o que dispone del presupuesto. Con aquellos o con estos elementos, nuestros jefes quedan investidos y están en disposición de hacer su trabajo que, es y debería ser siempre, buscar el bien común. Alguien que nos observara desde fuera de este mundo se quedaría, supongo, bastante extrañado del modo como, a veces, muchas autoridades y políticos buscan el bien común. Ese extraterrestre se preguntaría, sin duda, lo mismo que también nos preguntamos algunos terrestres: si el insulto, la descalificación y, hasta la mentira son las mejores brújulas para tratar de encontrar el bien común y, una vez encontrado, servirlo.

Me contaba un misionero que entre los masai, en Kenia, cuando se elige un nuevo jefe éste recibe por atributo de su poder un huevo de gallina. Nada de espadas ni de palos: un huevo. Al recibirlo, el nuevo jefe acepta tratar ese huevo con delicadeza para no aplastarlo; y, al mismo tiempo, con firmeza para impedir que se caiga y destroce. Como al huevo, así debía tratar a su pueblo: con firmeza y delicadeza, sin oprimirlo ni apretarlo; sosteniéndolo con decisión para evitar que cayera. ¡Otra sabiduría, distinta a la nuestra y, probablemente, no menos sabia! A veces quienes nos representan actúan como salvajes en el peor sentido de la palabra. ¡Ojalá actuasen como salvajes en el mejor sentido de la palabra!

La reciente muerte de don Julio Ramos me ha llenado de tristeza. Siempre vi en él un modelo a seguir. Modelo de persona, de profesional y de laico cristiano. Descanse en paz. Los años van haciendo desaparecer de entre nosotros personas que han sido imprescindibles. ¿Habrá entre nosotros quien coja el relevo?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios