Una ruta muy acertada

El rico patrimonio que se atesora no puede ser expuesto solamente un solo día al año

En esta ciudad se han diseñado muchas rutas. Algunas carecieron de continuidad. Otras se fueron apagando o desvirtuando por diversos motivos. Otras se inventaron. Ahora ha dado comienzo una nueva ruta en la ciudad . Creo que va a tener continuidad y espero que poco a poco se convierta en un circuito cultural de mucha importancia para la ciudad. El comienzo, me cuentan, ha sido todo un éxito y los asistentes demostraron una gran admiración además de un importante interés por el patrimonio expuesto.

Vamos a ver. Hace unas décadas, a las cofradías de nuestra ciudad les llegó la moda de adquirir locales para construir su casa de hermandad que sustituyeran a los viejos almacenes. Al mismo tiempo las cofradías empezaron poco a poco a hacerse con un patrimonio que nunca tuvieron. Pasos nuevos barrocos, atributos nuevos con bordados importantes relacionados con el misterio, nuevas imaginerías, que han convertido el cortejo en verdaderos museos caminantes. En definitiva, las cofradías de nuestra ciudad se hicieron con un patrimonio e iniciaron su gran transformación. Hoy las hermandades isleñas no es lo que eran. Pero no solo las hermandades han sufrido su cambio. Los cofrades, la ciudad, han ido adquiriendo una cultura cofrade que les hace ver la Semana Santa de otra forma distinta.

Pero las casas hermandades no han cumplido, una gran mayoría, el fin primordial para la que fueron adquiridas. La falta de presupuestos puede ser uno de los principales motivos. Pero el fin de las mismas tiene que ser convertirse en casa museo de la hermandad. Sin esto no tiene sentido tanta inversión. El rico patrimonio que se atesora no puede ser expuesto solamente un solo día al año. Pertenece a la ciudad y la ciudad tiene que disfrutar de él. El inicio de esta ruta cofrade tiene que tener su continuidad y estoy seguro que el resto de cofradías, en la medida de sus posibilidades, irán sumándose a la misma.

En el futuro, espero que cercano, las hermandades caminarán solas, sin necesidad de estar programadas por el gobierno municipal. Yo nunca he creído en la posibilidad de crear un museo cofrade. No creo, estoy seguro que las hermandades no prestarán su patrimonio. Por eso la apertura de las casas de hermandades como museos es la apuesta más realista y de más futuro.

La ciudad cuenta con un gran patrimonio artístico religioso. No solo las hermandades. También cuenta con prestigiosos talleres de bordados, alguno ya exporta fuera de nuestra ciudad. Igualmente hay que sacar de las sacristías la imaginería de gran valor que atesoran algunos templos de nuestra ciudad así como su historia, su valor artístico y todo lo que rodea el arte religioso cultural de la ciudad. Todo esto hay que potenciarlo para, como dice el concejal de Turismo, esta propuesta de ciudad se convierta en un circuito turístico cultural y comercial para la ciudad.

Pero como digo siempre, La Isla posee un gran patrimonio que hay que ventilarlo y ponerlo al servicio de la misma y sobre todo que seamos capaces de venderlo fuera de nuestras fronteras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios