Sucesos La Policía investiga si tiraron al mar al hombre rescatado de madrugada en Cádiz

Análisis

fernando faces

Santelmo Business School

El retraso y el lío de las ayudas

El programa de ayudas a las empresas de 11.000 millones de euros, es insuficiente ,llega tarde y sin consenso. El real decreto ley de medidas extraordinarias estaba previsto que se aprobase el martes día 9. La falta de consenso es la causa de su aplazamiento. Cada vez es más evidente la disfuncionalidad e incapacidad de decisión de un gobierno de coalición en el que una de las partes está actuando como oposición y como gobierno. Lo cual es grave e irresponsable cuando estamos sufriendo la mayor crisis desde la Guerra Civil, con un paro que supera los cinco millones. Cada día de retraso implica miles de parados y cientos de empresas cerradas. Si el Gobierno tiene dificultad de consenso en torno a un pequeño programa, qué sucederá cuando haya que decidir sobre la asignación y ejecución del Fondo de Recuperación Transformación y Resiliencia de 140.000 millones de euros, más complejo en su diseño, ejecución y control. Da miedo pensarlo.

Las primeras diferencias surgieron en torno a la reestructuración de la deuda. La banca, apoyada por el Banco de España, no quiere quitas. La legislación determina que una quita en un préstamo obliga al banco a reclasificar todos los créditos del cliente y a cuantiosas dotaciones. El Banco de España admitió que esta situación podría llevar a la insolvencia de la banca. Nadia Calviño, que había invocado la responsabilidad compartida, aceptó. Los bancos conocedores de la viabilidad de sus clientes empresas son los que decidirán sobre los términos de la reestructuración, caso por caso, siguiendo un código de buenas prácticas. Esta línea alcanzará un máximo de 5.000 millones. Podemos, percatado de su escaso poder de influencia por la autonomía de los bancos, quiere minimizar esta línea

La segunda línea son las ayudas directas a empresas que sean viables. Nadia Calvillo duda de la capacidad de análisis de la administración pública y teme que las subvenciones se otorguen a empresas inviables. La propuesta alcanza los 2.000 millones, ampliables y gestionados directamente por las comunidades autónomas. Podemos se opone. Desea localizar la decisión en órganos de decisión centralizados en los que este presente y ampliar la línea a 8.000 millones. La tercera línea es la creación de un fondo de capitalización gestionado a través de Cofides, que podría alcanzar los 2.000 millones. La propuesta de Podemos es que todas estas líneas vayan acompañadas de la obligación de mantenimiento del empleo.

Si España no es capaz de superar con éxito esta primera prueba, difícilmente podrá hacer frente con éxito a la gestión del Fondo Europeo. El dictamen del Consejo de Estado ha puesto en evidencia el déficit de control e intervención del decreto ley de gestión de los fondos europeos. Según el Tribunal de Cuentas Europeo España es de los países con menor capacidad de ejecución. El reto a es aumentar la capacidad de ejecución y simultáneamente mejorar la capacidad de control. El éxito o el fracaso en la gestión del Fondo Europeo de Recuperación será la prueba definitiva de la estabilidad y capacidad de supervivencia del gobierno de coalición. Un fracaso implicaría la convocatoria de nuevas elecciones en 2022. España no puede perder esta oportunidad histórica.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios