Análisis

José guerrero 'yuyu'

A rematar la faena

Al césped hay que saltar con los cinco sentidos puestos en lo que tenemos por delante

El cadismo esperaba repetir la machada de la primera vuelta en Valdebebas, pero el partido ante el Real Madrid se saldó con la lógica del fútbol, que no es otra que un equipo que opta a la liga y la Champions le meta tres a domicilio a otro de muchísimo menor presupuesto. Y es que el partido se le fue demasiado pronto de las manos al Cádiz, con el penalti en contra. Y el 0-2 acabó de matar toda ilusión. Como digo, nada que no se esperara que pudiera pasar. Lo único malo fue el disgusto de la noche.

Pero sin un Cheryshev que nos pudiera dar una alegría a posteriori, en el lado positivo tenemos que colocar que ha pasado una jornada más y que seguimos manteniendo los nueve puntos sobre el descenso, es decir, que casi podemos permitirnos el lujo (a la espera de ver el goal average con los equipos de abajo ante los que tenemos que jugar la vuelta) de perder tres partidos de los siete que restan y aún así salvar la categoría.

Evidentemente solo una catástrofe de dimensiones bíblicas parece que podría ser la causante de que el Cádiz diera con sus huesos en la Segunda División. El problema es que las catástrofes en el fútbol suelen suceder de vez en cuando y por ello conviene rematar la faena cuanto antes y dejar las preocupaciones para otros. Pero no va a ser fácil, no, porque por abajo hay equipos que pegan bocados, con poca diferencia de puntos entre ellos, que están locos por quitarse del sitio y endiñarle el marrón al primero que pase por allí. Por lo cual, el partido de esta tarde es de los de coco y huevo. Al césped de Zorrilla hay que saltar hoy con los cinco sentidos puestos en lo que tenemos por delante. Hay mucho que ganar, sin duda, pero que no nos pueda el pensamiento de que si se pierde no pasa nada. Posiblemente no pase nada, pero el siguiente partido que tenemos es también muy complicado, ante un Granada que está mordiendo por repetir hazaña europea. Y dos derrotas seguidas pueden suponer perder el cómodo colchoncito de puntos del que disfrutamos y que puedan empezar a aparecer nervios cuando todo el mundo daba por hecha la permanencia.

Un empatito hoy no estaría nada mal, pero si somos capaces de dar el puñetazo en lo alto de la mesa y colocarnos con 39 puntos, podemos casi asegurar que el año que viene volveremos a disfrutar de la Primera División, y esperemos que con público en las gradas del Carranza. Hoy no es día ni de despistes ni de errores.

Toca por tanto tener la cabeza serena y los ojos abiertos, máxime, cuando además del rival, tenemos de director de la contienda a un árbitro que bien pudo haber salido en la chirigota "Los Cegatos con Botas", el afamado Alberola Rojas, que en la primera vuelta se comió con papas un penalti a nuestro favor ante el Granada, cuando a Perea lo arrolló un coche en mitad del área del Granada mientras el árbitro cantaba "Miau, miau, miau, que malo es el vino…" del estribillo. Porque hablando de vinos, lo mejor sería cambiarlo hoy por champán. No digo para beberlo hoy, pero sí para ponerlo a enfriar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios