Análisis

Paco Perea

Periodista

En el punto de mira

La derrota, por inesperada, ha caído en el cadismo como un jarro de agua fría. Era impensable que el Cádiz no sumase siquiera un punto en su visita a Los Pajaritos, lo que ha propiciado que perdiese la segunda plaza, la que da opción al ascenso directo. Pero visto lo visto, los amarillos certificaron su peor partido lejos de Carranza. Por consiguiente, a nadie debe extrañar que haya sido superado en la tabla clasificatoria por el Rayo Vallecano, que le iguala a puntos pero le supera en el "gol average". El objetivo, se insiste, es llegar a los 50 puntos que garantizan la permanencia. Es una buena meta, para empezar, pero el objetivo principal debe seguir siendo el ascenso directo que está a tiro de piedra. Basta con seguir la trayectoria que se ha mantenido hasta el fatídico partido de Soria, cuya actuación fue muy mala, como así lo ha reconocido hasta el propio Álvaro Cervera. Consecuentemente no queda otra que volver a la buena senda y tomar rumbo directo para recuperar la segunda plaza en una clasificación que por jornada se aprieta más y más, con una serie de equipos que están a la caza y captura de esa segunda plaza que da opción al ascenso directo. El Granada está a un solo punto del Cádiz, en tanto que el Real Oviedo se queda a sólo dos.

Bajo un prisma estrictamente analítico, conviene reflexionar acerca del partido disputado en Los Pajaritos. Fue de pena, entre otras cosas porque en frente no se tuvo a un rival con empaque, sino a once voluntariosos futbolistas que jugaron a no perder y, así, en la única y aislada jugada marcó el gol que les valió el triunfo para colocarse a tres puntos del cuadro amarillo cuando antes de jugarse el partido la ventaja del cuadro de Cervera era de cinco. Y así no debe seguirse porque las ilusiones del aficionado pueden caerse como un castillo de naipes.

Urge, pues, la reacción. Volver a ser ese equipo competitivo que ha sido hasta hace siete días, Porque si hay una cosa clara es que este Cádiz CF tiene mimbres suficientes para haber un buen cesto, que digo, un gran equipo. Porque cuesta asumir que el Cádiz que dio la vuelta al marcador frente al Real Oviedo en Carranza no sea capaz de volver por ese camino, pues sólo así, con buen fútbol, garra y coraje, se puede aspirar a ir mucho más allá de los 50 puntos de marras.

El próximo rival del Cádiz en Carranza es el Lorca, penúltimo clasificado y ante el cual debe obtenerse una victoria por la vía rápida. Lo contrario supondría que se ha entrado en barrena y eso sería calamitoso para al devenir del conjunto del Ramón de Carranza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios