El puente de la Inmaculada siempre fue muy significativo. Las cajas con olor a serrín húmedo y antiguo, el olor a papel de envolver teñido; el tintineo de los cristales y las bolas. La caja olvidada con aquel viejo árbol, el olor a navidad, el penetrante olor a navidad; el mismo olor que convivía con la planificación del viaje de invierno; o simplemente el reencuentro previo a las fiestas.

El puente de la Inmaculada, para algunos el de la Constitución, es hoy, como en aquella película del más duro de los duros, los puentes del Covid. Cierto que el respeto a las normas y la tristeza de su gélido paso por, ya, casi todas las familias, dejan su impronta sobre nosotros. Y aun así, con Covid y sin Covid, el día 8 de diciembre será la festividad de la Inmaculada, y el 6 de diciembre, la Constitución. Los viajes, los encuentros, el poder disfrutar de un descanso en cualquier sitio; esos viajes a Madrid o Sevilla para ir de compras, los vuelos a Londres, o las visitas a la sierra en aquella casita rural con los amigos… todo aquello que forma parte de nuestras vidas… no queda atrás, se pospone, más que pensar en lo que no podemos hacer quizás sea hora de ver que podemos hacer, pues hay cosas que nos fuerzan a tomar caminos que jamás hubiéramos tomado, no estando en nuestras manos decidir el rumbo.

Los puentes de Covid no han venido para quedarse, la furgoneta no tendrá que quedarse aparcada esperando un imposible, pero la ilusión, el amor y la esperanza si tendrán cabida. Las cajas con olor a navidad volverán a salir de los armarios, trateros y cajones, los viajes serán planificados de nuevo, los encuentros quedarán solo pendientes. Al fin y al cabo, los momentos serán mágicos, y las lágrimas por derramar, y las ya derramadas, serán una realidad que nos acompañara durante un puente distinto y real, un puente que se nos quedara en la retina y la conciencia, como una extraña lección sobre un presente que a veces no vivimos y un futuro que distorsionamos. Quizás, este puente sea extraño, pero será un puente… de película.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios