Análisis

enrique montiel

Muy preocupado

En lenguaje bélico se trataría de que el andalucismo dejó la Isla como un campo minado

El viernes he sabido por nuestro Diario que el Ayuntamiento tiene que pagar dos millones de euros al propietario del tanatorio de San Fernando en concepto de indemnización "por daños y perjuicios". Naturalmente ha sido un Tribunal el que ha sentenciado unos hechos que se remontan a 2004. Un portavoz cualificado del actual gobierno, Conrado Rodríguez, hace recaer la responsabilidad exclusiva de estos hechos en el gobierno andalucista. Con la consecuencia inmediata de no poder combatir el impacto social del Covid-19, ni hacer inversiones que generen actividad económica y empleo, para la mejora de los espacios públicos… en definitiva "para la mejora de la calidad de vida de los isleños".

Lo preocupante de esta noticia, que añadir al desastre de la Caja Municipal, de la que salieron sin haber vuelto, más de siete millones de euros, es el a modo de conclusiones que expresa el socialista Conrado Rodríguez: "Este es uno de los muchos asuntos que dejaron atrás los años de gobierno de los andalucistas y que ahora nos está tocando encarar y solucionar". En lenguaje bélico se trataría de que el andalucismo dejó La Isla como un campo minado en el que de vez en cuando explotan minas antipersonas o bombas-trampa. ¿Sin otras consecuencias que las electorales? ¿Qué hubiera ocurrido si la aritmética electoral hubiera hecho inevitable una renovación del gobierno Cavada-Romero, que gobernó La Isla el último período? ¿Taparían este boquete enorme, esta deuda con un empresario al que, parece evidente, perjudicaron hasta el límite de esta cuantía sentenciada? Jamás olvidaré el último mitin de campaña de Pepe Loaiza, en el viejo Hospital de San José. Allí supimos que cuando llegaron al gobierno se encontraron un pufo enorme, de los andalucistas. El último día de campaña lo dijo. Patricia ha hablado mucho antes de ese día por boca de su fiel Conrado Rodríguez. Deseando estoy saber lo que tiene que decir el portavoz del grupo andalucista en el pleno municipal, o los anteriores responsables, con el alcalde Manuel de Bernardo a la cabeza. Porque La Isla no es una masa amorfa que no siente ni padece, que no ve ni oye, que está muda. No es un ectoplasma, eso seguro. Para nada. Hay mucha gente que no puede creer lo que se está sabiendo, a la vista de lo que entiende le corresponde, necesita San Fernando. En la línea de lo denunciado por Conrado Rodríguez. Y más. Pero bueno, nulla die sine linea es lo que toca. Ahora llega Fadricas, en donde "aún se siguen dirimiendo y que proceden de aquella época, las licencias otorgadas a empresas para construir naves (…) que fueron declaradas nulas porque los terrenos no tenían la dotación y las infraestructuras adecuadas para ello".

El que avisa no es traidor, debe pensar Conrado Rodríguez, al anunciarnos que en un futuro próximo "podremos volver a encontrarnos con un problema parecido al de ahora". Que recordarán ustedes que se llama dos millones de euros de los impuestos que pagamos para otros fines, como es sabido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios