DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Decía el poeta mexicano Amado Nervo que “la mayor parte de los fracasos nos vienen por querer adelantar la hora de los éxitos”. Y estoy convencido que la culpa de que esto sea así es fruto de una impaciencia que a la larga nos sale cara porque además de dinero, amistades y sufrimientos, en la situación tan dramática que estamos viviendo –aunque algunos se lo tomen a cachondeo- el coste que supone es de pura supervivencia, es de vida o muerte. Así, sin más.

Forzar las situaciones cuando hay vidas en juego es de malas personas o de inconscientes titulados. Llevamos prácticamente dos meses metidos en manteca colorá cada uno en nuestra casa y el eminente Dr. Fernando Simón en la de todos, cuando en Andalucía, en la provincia de Cádiz y en El Puerto en particular hemos sabido interpretar a la perfección hasta el pasado día 2 de mayo que con la vida propia y la de los demás no se juega. Y digo bien, hasta el pasado día 2 de mayo, porque a medida que nos han estado rebajando el confinamiento, ha ido creciendo exponencialmente la temeridad y la falta de solidaridad con el prójimo cuando se ha salido a caminar o a hacer deporte por nuestras calles y paseos.

Lo de respetar el kilómetro a la redonda desde tu casa, o hacer uso de la hora que te permiten estar en la calle ha sido pura utopía. El fondo norte y el fondo sur de El Puerto han intercambiado sus estatus callejeros. Los de la zona del Parque Calderón se han ido hasta la playa de la Puntilla, y los de la Puntilla se han ido hasta el Parque Calderón según me cuentan mis espías de visillo.

Por supuesto eso de caminar ordenadamente a dos metros de distancia, por la derecha y con guantes y mascarilla no está hecho para estos nuevos forofos del paseo con chándales descoloridos de los años 80 de segunda mano, y zapatos gorila con pelotita verde incluida. Esquivar a propios y extraños en el paseo marítimo de la Puntilla ha sido deporte de alto riesgo. Estaba la playa igual que una Feria como en el tanguillo. Vuelve a haber sitio en los hospitales, pero recuerden que el virus sigue matando a personas. Ojalá no tengamos que lamentarlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios