Estaba la playa como una feria. No, no, no me voy a arrancar por los Duros Antiguos. Que digo que estaba la playa este domingo como una feria. Cuánto tieso. Claro, como la chusma carnavalera no podía llenar de miasmas nuestras plazas se lanzaron a los arenales. Hasta un vídeo de un petimetre bañándose en cueros en La Caleta he visto. ¿Dónde está la Policía Local en ese momento? ¿No hay sanción para ese individuo? El otro día un agente mal encarado me impidió acudir a misa de ocho en el Rosario porque, según él, el aforo estaba completo. Para entrar en la casa del Señor hay que cumplir unas normas por la pandemia, pero para hacer botellón en La Caleta nada. Vaya democracia.

Pero claro, por La Caleta para el arcarde chirigotero y su pareja comunista, y con esos hay carta blanca. Una no puede ni sentirse pura con tanto ateo por el camino, ateo de lo que les conviene claro, porque en cuanto que faltan los dineros se ponen ansiosos.

Lo digo y lo requetedigo. El gran problema de esta ciudad es el Carnaval. Nos va a hundir. Pero si no hay más que ver que estaba el hospital quemándose y mientras tanto el arcarde disfrutando viendo en la tele de su amiguito y poniendo tuits. Eso sólo pasa en Cádiz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios