Este pasado sábado, mientras tomaba café recién levantado, eché un vistazo a las redes sociales como de costumbre y lo primero que veo es la foto de un buen amigo realizando su afición más preciada y sobre la foto un texto que comenzaba: “Todo tiene un principio y un final, pues llegó ese momento.”

De repente reaccioné y le puse un comentario donde le di, a través de esa fría ventana que dan las redes sociales, el abrazo más afectuoso que podía darle en ese momento en los que aún asimilaba su retirada.

Hay quien dice, y no le quito razón, que nadie es imprescindible; yo añado que todos somos necesarios y dentro de esa necesidad, nacen las personas que se transforman en “especiales”.

La persona de la que os hablo es de las que hacen latir el corazón de multitudes a un mismo son, porque convierte su afición en dedicación a los demás.

Todos conocemos a personas que dan y dedican su vida a una entidad y a las personas que la componen hasta el punto que su vida ya no es suya. Dejan de ser su persona, para convertirse en santo y seña de la entidad por la que dedican su trabajo y su tiempo.

Son personas que no todos saben valorarlas, porque decepción tras decepción siempre están al pie del cañón, parecen indestructibles, parecen que no les afecta nada y nos creemos que pase lo que pase siempre estarán.

Este tipo de personas dan sin esperar nada a cambio y encima se sienten agradecidas de poder realizar esa labor, por eso dije al principio que son personas “especiales”.

Aunque pueda imaginar los motivos, no los quiero ni saber, ni siquiera te los voy a preguntar, ya tienes bastante con haberlos vivido.

Solo quiero decir a los lectores que si conocen a una persona así, cuídenla, como veis, no son eternos, y sobre todo apoyadlos en su labor, no los utilicen, no usen la vida y la dedicación de esas personas en beneficio propio o de otra entidad, que por desgracia El Puerto sabe de esto bastante.

Diego, como siempre te deseo todo lo mejor y sobre todo ahora, disfruta de tu familia, la de tu casa.Ya te lo dije; te retiras abriendo la Puerta Grande de la Música Cofrade de El Puerto, gracias por todo y por cómo eres.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios