Análisis

José guerrero 'yuyu'

No pasa nada, pero nada de nada

Lo que importa es ganar al Elche para seguir arriba con un colchón de puntos

Que el Cádiz está haciendo una temporada de ensueño lo sabe todo el mundo. Que el partido en Fuenlabrada fue malo lo saben algunos y otros no quieren saberlo. Sí, el partido estuvo condicionado por la tempranera expulsión de Rhyner, pero hasta esos 25 minutos hubo miedo de los dos equipos a meter la pata. Partido feísimo. Y curiosamente hubo momentos tras la expulsión donde el Cádiz jugó mejor con 10 que con 11, haciendo honor al dicho. Lo dicho, un partido feo y, en mi opinión, malo. Pero no pasa nada, seguimos ahí mirando a los demás desde el primer puesto, ¿Cuál es el problema entonces?. Pues el problema es que cuando tengamos un partido malo nos neguemos a aceptar la realidad de que ha sido malo y nos cieguen excusas de árbitros y mala suerte. Ais Reig es muy malo, pero la autocritica siempre es buena para mejorar.

Y ojo, que el Cádiz, pese al mal partido mereció el empate, que solo se esfumó en una jugada puntual. Quizás alguno de ustedes piense que es exagerado hablar de un mal partido en Fuenlabrada, pero hasta el propio entrenador cadista habló en rueda de prensa de un "partido en el que no pasó nada". Pues sí, ni pasó nada en el partido ni pasa nada por perder cuando se llevaban diez puntos de ventaja sobre el segundo. Seguimos soñando y con una temporada de sombrerazo. Pero claro, en cuando salta la palabra "malo" ya hay gente que se echa las manos a la cabeza diciendo que qué queremos, con la temporada que estamos haciendo.

El primer error es ese, comparar la temporada con un partido. Se puede disfrutar de un banquete excepcional y que un plato en concreto no salga como nos hubiera gustado. Posiblemente si el partido hubiera sido chungo pero hubiéramos empatado todos estaríamos felices y contentos. No lo niego, pero es que yo estoy también feliz y contento de cómo estamos a estas alturas de liga pese a perder en Fuenlabrada. El trabajo del equipo sigue siendo extraordinario. Mi única intención en esta reflexión es que a veces de las derrotas son tan necesarias como las victorias, siempre que se saquen de las mismas conclusiones para mejorar. Si lo achacas todo a la mala suerte y al árbitro, una derrota se queda en eso, en una simple derrota que no te aporta nada.

Pero en ciertos sectores del cadismo hablar de un partido feo o malo equivale a convertirse en traidor o derrotista. Ojo, que no me valen ni los que lo ven todo de color de rosa ni los que lo ven todo negativo. En el término medio está la virtud. Borrón y cuenta nueva. Hoy lo que importa es ganar al Elche para seguir arriba con un colchón de puntos. Y si no puede ser, pues tampoco nos flagelemos y corrijamos errores para el próximo día.

La temporada no puede ser más maravillosa y el respeto de los rivales por el Cádiz sigue siendo máximo. Habrá partidos que perdamos por mala suerte, por jugadas puntuales, por bajas y por errores arbitrales, de la misma manera que los hemos ganado por esas mismas circunstancias. Y no pasa nada. Que no nos cieguen ni la euforia ni el dramatismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios