Crónica de San Juan de Dios

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

Las palabras deben pasar a los hechos

La semilla de la colaboración institucional entre las administraciones gobernadas por distintos partidos convive con la decepción de los antecedentes

Uno de los momentos del debate celebrado en la Zona Franca de Cádiz. Uno de los momentos del debate celebrado en la Zona Franca de Cádiz.

Uno de los momentos del debate celebrado en la Zona Franca de Cádiz. / Julio González

Rosa y pistola

Estamos acostumbrados a escuchar por la boca pequeña de los políticos de todo pelaje aquello de la colaboración entre administraciones, de la lealtad institucional pero, en muchísimas ocasiones, nos encontrábamos que mientras en una mano llevaban una rosa en la otra la pistola. Al final el interés del partido se imponía al ciudadano.

En el desayuno informativo celebrado este viernes en la Zona Franca y organizado por Diario de Cádiz coincidieron el Consorcio (que depende del Ministerio de Hacienda y, por tanto, del Gobierno y del PSOE), la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (en este caso de la Junta de Andalucía y del PP) y el Ayuntamiento de Cádiz (Adelante Cádiz).

Con los representantes de los empresarios y algunas compañías emblemáticas de las que operan en Zona Franca se trató de sellar una especie de pacto de sangre que parecía ser sincero con la mira puesta en el aprovechamiento de todos los recursos para tratar de generar más movimiento económico en la zona que pueda ayudar a la generación de empleo y riqueza.

Después de tantas y tantas decepciones no vamos a ser tan ilusos en que todo va a ser una alfombra roja y que de pronto todo va a empezar a fluir como una maquinaria engrasada. Esto llevará su tiempo, pero los empresarios lo demandan.

Estamos en una pandemia que además de una inmensa crisis sanitaria con muchísimos muertos en el camino, estamos metido en un hoyo económico. Por ello, en unos momentos en el que el pesimismo nos invade, donde todavía tenemos las cicatrices abiertas de la anterior crisis económica, ver a alguien como Alejandro Sánchez, de Olivia Petroleum, hablar respaldado por hechos y de resultado de negocio de una compañía británica que considera que Cádiz es el perfecto enclave para desarrollar sus actividades es un chute de optimismo.

Las empresas tienen que seguir navegando aunque sea capeando el temporal que tenemos ahora mismo. Lo único que piden es que por lo menos las administraciones que tienen que remolcarlos para salir al mar abierto, lo hagan todos en un mismo sentido y no se dedique cada uno a tirar para un lado. Ahora lo que hace falta es que esas palabras de Fran González, Teófila Martínez y Carlos Paradas se traduzcan en hechos.

Turismo

Cinco de las siete trabajadoras turísticas que prestan sus servicios en las oficinas municipales han ganado parcialmente en los tribunales que se ha producido una cesión ilegal a la concesionaria y, por lo tanto, han de convertirse en empleadas laborales municipales con carácter indefinido. Las dos que quedan perdieron, también en primera instancia el juicio en el mismo juzgado que le ha dado la razón a la última que celebró la vista.

Las trabajadoras consideraban que estaban ejerciendo las mismas labores que empleados municipales aunque con un salario muy inferior.

En el caso de las trabajadoras de turismo hubo una cerrazón por parte del equipo de Gobierno que después de sacar adelante un proceso muy complicado para la municipalización de los servicios de playas, en este caso no sólo sacaba un nuevo pliego para la concesión del servicio sino que además no quedaba nada clara la subrogación de las siete empleadas.

Hubo un acuerdo plenario que salió adelante con los votos de los partidos de la oposición para que se garantizara los derechos laborales de todas ellas y que se les subrogara pero estas al final decidieron presentar varias demandas contra el Ayuntamiento por cesión ilegal que, de momento, ha fructificado en cinco de los siete casos.

El Estadio

En el caso del cambio de nombre del Estadio, al Ayuntamiento le ha salido un grano con la persona de Manuel Pérez Fabra. Abogado de profesión y ex concejal en el Ayuntamiento de Cádiz por el Partido Andalucista, cree haber encontrado lagunas legales en este proceso, entre otras cuestiones porque dice que se rechazó el nombre de Estadio Carranza, que fue el más propuesto en la primera consulta, sin que hubiera ni un solo informe jurídico. Pérez Fabra ha tratado de rascar la superficialidad y ha fundamentado sus reclamación basada en las leyes, por lo que le puede traer quebraderos de cabeza al equipo de Gobierno. A ello se le añade otra petición de Ciudadanos.

El proceso se puede alargar aunque para el equipo de Gobierno ya se ha procedido a hacer el cambio, ya que en las ruedas y notas de prensa se refieren al mismo como Estadio municipal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios