Análisis

Remedios Palma

Delegada de Educación de la Junta de Andalucía

Los necesarios aliados de la Educación

Este año, 48 empresas se suman a la modalidad dual de la FP en 11 centros públicos

Suelo hacer balance del trabajo cuando se cumplen ciclos. Acabo de cumplir un año como delegada de Educación y pongo el foco el devenir de los últimos meses, ocupados en crear redes para fortalecer y ampliar nuestra oferta educativa.

Hoy me detengo en la Formación Profesional, en un reto que comparto con mis antecesores en el cargo, el equipo técnico de esta delegación y con los docentes que hacen de ella su vida.

Lejos de salir a estas páginas con un mapa de cifras y una cuenta de resultados, me gustaría trasladar el empeño institucional de la Junta de Andalucía al que se han sumado cientos de empresas. Las empresas siempre están, gracias a ellas el alumnado puede desarrollar sus prácticas. En el día a día de los centros que imparten FP, los vínculos con los centros de trabajo son intensos y duraderos, son la clave para la salud del sistema.

El tándem educación-empleo no es nuevo, pero ha sufrido mucho. El proyecto de Ley de Formación Profesional de Andalucía viene con aires frescos, sentando las bases de lo deseable y dando un impulso a la modalidad dual de la FP.

Las empresas y los centros educativos somos cómplices en definir el conjunto de acciones e iniciativas formativas que tendrán por objeto la cualificación profesional de las personas, armonizando los procesos de enseñanza y aprendizaje entre los centros docentes y los centros de trabajo.

Este año, 48 empresas se suman a la modalidad dual de la FP en 11 centros públicos y 13 especialidades. La traducción de estas cifras dice así: los equipos docentes de once institutos públicos se han afanado en conocer las tendencias y novedades de las empresas para trasmitirlas, en diseñar un proyecto que motive a su alumnado, que les garantice mayores posibilidades de inserción laboral. Las empresas están dispuestas a enseñar sus especialidades, a tutelar un aprendizaje que se ajuste a sus expectativas, a poner su producción al servicio de la formación.

El horizonte de la dual es poder ofrecer una formación integral de calidad que sea una verdadera alternativa a otras enseñanzas. Su corta edad hace que aún camine despacio, que deba superar obstáculos y que aún no haya podido convencer a toda la sociedad para que la vea con buenos ojos.

Mientras tanto, son casi 200 empresas públicas y privadas, fundaciones, asociaciones y sociedades las que desde 2013 creen y apuestan por mejorar la cualificación profesional y a las que quisiera dar las gracias en este balance educativo.

Por tanto, el empeño también es de ellas, es también del sector productivo gaditano, de un empresariado con el que comparto el horizonte de futuro: mejorar esta provincia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios