Análisis

rosario troncoso

Tanto monta, monta tanto, mejor Lola que Fernando

Como no puede ser de otra manera, comparto opinión con mis colegas intelectuales: no considero necesario en absoluto que el IES Fernando Quiñones pase a ser IES Lola Flores. Qué tremendo follón, con todo lo que hay que hacer. Ustedes saben que me refiero al de Jerez, y no al otro puñado de centros educativos, espacios, rutas, etc., que llevan por bandera el nombre de nuestro ilustre autor por toda la provincia. Y parece que esa saciedad quiñonera es una de las argumentaciones más sólidas en las que se apoyan desde el mismo instituto, habiéndose aprobado la decisión en Consejo Escolar (y todo). Que ya son muchos los profesores, dicen, que llegan equivocados a Jerez, cuando su destino real es Chiclana, por ejemplo. Demasiadas confusiones. O falta de interés, pues hoy día equivocarse en la ubicación es difícil, cuando ya casi llevamos un gps implantado en el alma. En fin.

Por si acaso, hago constar mi simpatía y cariño por Lola Flores, carismática artista, única en lo suyo, todo un mito. Hay tesis doctorales sobre su vida y obra. Documentales, estudios de diversa índole. Sí, tiene su sitio, de sobra merecido en la historia reciente de nuestro país, y más allá. Un orgullo, sin duda. ¿Y cómo me la maravillaría yo, que diría ella, para recordar que un centro educativo es un lugar de carácter eminentemente académico (ojalá)? ¿Por qué no escoger un nombre de mujer intelectual, ya que estamos en plena efervescencia feminista, y me consta que en Jerez haberlas las hay en activo que incluso gestionan la más importante Fundación de la ciudad? ¿Es necesario adentrarse en estos jardines mediáticos y conflictivos que para nada benefician al alumnado? No sé. Ya puestos, que todos los centros educativos pasen a llamarse con nombres de personajes populares. Un torero, una folclórica, un ex boxeador limpiabotas famosísimo en Cádiz, por poner ejemplos exagerados, ¿tienen méritos suficientes para motivar a los chavales que quieren estudiar Arquitectura o Filología Clásica? Pregunto.

El debate es jugoso, sí. Pero triste, porque me niego a pensar que este asunto sea la punta del iceberg de algo mucho más peligroso: la pérdida total de perspectiva. No creo, para nada, que haya ánimo de dañar la figura y obra de Fernando Quiñones. Pero ya de paso, se la desprecia, y se tira por tierra de golpe, y no de forma subliminal, sino a las claras, que eso de la Literatura, ¿pa qué?

Me tranquiliza pensar que Fernando, siendo como era, se habría tomado a pura guasa la cuestión, e incluso habría llamado a Lola para convidarla y poner Cádiz a sus pies (solo en préstamo, pues ya sabemos que es de Nadia). Y Lola, a Fernando, sin lugar a dudas le habría regalado Jerez, seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios