Análisis

joaquín benítez

Aquí no hay miedo a los italianos

Mientras que el mundo se bate en duelo contra italianos y chinos y mientras tiembla de un pánico cuasi absurdo por el dichoso coronavirus, aquí, en Cádiz, no hay miedo al italiani. La prueba del algodón fue más que evidente a leguas. Cientos de personas se pusieron en cola a las puertas de la cafetería heladería Los Italianos de la calle Ancha para llevarse un topolino gratis. Soy de los que piensan que no vale la pena hacer esa pedazo de cola que llegó hasta las puertas de la iglesia de San Antonio para ahorrarse uno o dos euros, pero debo reconocer que a los que consiguieron ese preciado trofeo les debió saber a gloria. Tengo en mi familia a varios adictos a ese manjar y seguro que ellos sí entienden que, en ese caso, no haya miedo que valga a los italianos. Seguro que si tenemos que contagiarnos del coronavirus no será comiéndonos un helado. Y si se pilla, no pasa nada. Seguro que no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios