Dos meses de oro

¿Conocen los partidos cuáles son las preocupaciones de los isleños? Creo que no

Las campañas electorales son un esfuerzo competitivo entre los distintos partidos que se presentan a unas elecciones. Estos, los partidos, entran en una subasta para ofrecer las mayores ofertas de futuros proyectos con la intención de ganarse la confianza de los ciudadanos y obtener el mayor numero de votos. La mayoría de los posibles votantes ya tiene decidido su voto desde antes del comienzo de las campañas. Pero queda un resto de indecisos muy importante que son los que pueden desviar la balanza hacia uno u otro de los extremos.

Últimamente las campañas electorales se han desviado de su fin primordial y dedican su tiempo, como sucede en la actualidad con las generales, a dedicarse insultos y faltarse el respeto. Pero son las más cercanas, las municipales, las que nos ofrecen las mayores sorpresas. Lo estamos viendo en nuestra ciudad. Las noticias un día y el otro también, nos sorprenden con lo que nos ofrecen los distintos partidos que pretenden que les demos su confianza.

Yo opino que, a nivel local, los ciudadanos valoramos muy mucho el trabajo realizado por los partidos, sus representantes, durante los cuatro años que han estado en el gobierno o en la oposición. Ese trabajo, su comportamiento, es el que da o quita cierta credibilidad a las distintas formaciones. Y hay propuestas de proyectos que le quitan al candidato más votos de los que les dan.

Si siguen ustedes con un poco de atención la precampaña municipal, seguro que se habrán quedado sorprendidos más de una vez, por la cantidad de ofertas que nos están ofreciendo los distintos partidos. Algunos sin ningún rubor. Parece imitada de unos grandes almacenes. Podríamos denominar la campaña electoral como los "dos meses de oro". Qué barbaridad. Qué imaginación. Y este carrusel acaba de comenzar. Como decía uno, ya podríamos tener todos los meses campaña. La ciudad sería otra cosa. Si se cumple con lo prometido. Pero no es así, no. Ya sabemos que las ofertas tienen fecha de caducidad, tienen un tiempo, y ese tiempo ya sabemos lo que dura.

Hay para todos los gustos. En los próximos años La Isla puede contar con un complejo de piscina. Pero no unas piscinas cualquiera, no, aquí podríamos celebrar los próximos campeonatos europeos. Y tendremos un estadio donde podremos solicitar la final de la Champions. Y un Hogar de las Artes en la Casa Lazaga. Recuerden, ciudad del deporte, Parque de la Historia. Todo a lo grande. El PP propone ahora La Isla. La Isla somos nosotros, fuera nada. Yo que creía que La Isla siempre había sido lo importante, lo primero. Pero no.

Quizás habría que instalar en la calle Real una oreja gigantesca como la que Change.org ha puesto en Madrid donde los ciudadanos hablándole, a la oreja, graban sus principales peticiones y quejas a los distintos lideres políticos. La mayoría de ciudadanos piden que se les escuchen, que se tengan en cuenta sus opiniones. ¿De verdad lo que nos están ofreciendo, unos más que otros, es lo que necesita nuestra ciudad? ¿Es la transformación socio económica que necesita la Isla? ¿Conocen los partidos cuáles son las principales preocupaciones de los isleños? Creo que no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios