Análisis

José guerrero 'yuyu'

El mes de la ilusión

Las cuentas de la lechera están muy bien, pero empiezan hoy mismo

Si en el mes de enero el Cádiz parecía que iba a tomar el camino del Vaporcito del Puerto, en febrero ha cogido una velocidad de crucero impresionante. No me atrevería a decir que similar a la del Titanic porque ya sabemos cómo acabó el bicho. Esperemos que esta temporada no se cruce ningún iceberg en el camino, cómo pasó en aquel famoso partido ante el Granada. Y es que tres victorias consecutivas obran milagros. No sé si será por la cercanía de los carnavales en febrero, mes carnavalero por excelencia, que nos ha devuelto la alegría en forma de triunfos, pero lo cierto es que el equipo ha regresado a la senda de la gloria. Y sí bueno se ha presentado febrero, marzo invita al optimismo. Salvando el escollo de hoy ante el Albacete, segundo clasificado, los siguientes partidos serán ante Elche, Lugo y Córdoba, tres equipos de mitad de tabla para abajo que aunque tienen su peligro si están ahí es por algo. Y, para rematar la guinda del pastel, marzo nos deja un regalito a final de mes en forma de tres puntitos asegurados contra el Reus. Qué traducido resulta que tenemos una oportunidad inmejorable de dar un golpe sobre la mesa y meter una buena cantidad de puntos en la buchaca.

Evidentemente esto es solo la teoría, porque aquí cualquiera te puede hacer un descosido, pero a nadie escapa que los que están ahí abajo lo están por deméritos propios. Y si a ello unimos que el Cádiz está de nuevo encontrando su camino y que los fichajes del mercado de invierno le están funcionando de maravilla, pues como no vamos a querer soñar. Porque aquí los únicos que tenemos barra libre para soñar sin pensar en nada más somos los aficionados. los futbolistas por supuesto que también tienen esa licencia de seguir soñando coma pero están supervisados de cerca por el espíritu crítico de Álvaro Cervera, que al menor indicio de euforia saca una colleja dialéctica en rueda de prensa y pone las cosas en su sitio.

Lo demostró una vez más tras el partido de Tarragona donde, pese a la victoria, se mostró crítico con el juego del equipo por haber dejado recortar una ventaja de 1-3. Cervera es una rara avis en esto del fútbol. Un tipo que huye de los oportunismos, de las euforias desmedidas, de las alegrías antes de tiempo y de los triunfos que maquillan cosas que no le agradan. Y contar con todo esto en el banquillo del Cádiz es un absoluto lujo. Sobre todo porque las victorias le acompañan y dan razón y sentido a su discurso.

Sí Cervera se quedara sólo en la teoría sería un demagogo más de esos que abundan por el fútbol, pero es que los resultados le dan la razón. Ganar hoy se nos antoja importante, porque nos va a permitir afrontar el mes de marzo con una ilusión tremenda por conseguir una cantidad de puntos que serían muy difíciles ante otros rivales. Pero repito y recalco, esa es solo la teoría. A nadie se le gana solo por el escudo y el puesto superior en la tabla. Las cuentas de la lechera están muy bien, pero empiezan hoy mismo. Sin confianzas, pero con la máxima fe.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios