Sucesos La Policía investiga si tiraron al mar al hombre rescatado de madrugada en Cádiz

Análisis

Obispo de Cádiz y Ceuta

La luz en la cruz

La muerte de Cristo nos despierta en estos días del sueño de la superficialidad. El hombre solo puede ser salvado por un amor que no sucumba a la muerte

El misterio de la cruz es el centro de la fe cristiana. Así lo celebramos con profunda convicción en la Semana Santa. La afirmación del Credo, "padeció bajo el poder de Poncio Pilato", manifiesta la importancia de la historia. Vivimos en ella porque la temporalidad y la corporalidad forman parte constitutiva de nuestra vida, y el mismo Dios entró en ella, en este lugar donde intervienen la bondad y la maldad, las tinieblas y la luz. Sin embargo, la historia, como la vida misma, es ambigua y no puede engendrar su propia plenitud. Los quebrantos que padecemos por la pandemia nos lo recuerdan con toda su crudeza, después hacernos despertar del mito del progreso y de la autosuficiencia humana. Aunque nuestro creciente poder estaba ya cuestionado desde hace tiempo por haber llegado a ser una amenaza para nosotros mismos, la salvación por la historia -es decir, por el poder humano del progreso- ha entrado de nuevo en crisis derribando la confianza autosuficiente del orgullo humano. La muerte de Cristo nos despierta en estos días del sueño de la superficialidad. Miremos la cruz y esperemos la luz.

El hombre solo puede ser salvado por un amor que no sucumba a la muerte. La cruz es la expresión suprema de la implicación de Dios en la historia de los hombres, en lo más cruel y dramático de la vida -que manifiesta su impotencia, y nuestra incapacidad para salvarnos por nosotros mismos-. Curiosamente también la cruz es signo de incapacidad y de la debilidad de la existencia, pero padecida y sufrida por el Hijo de Dios revela otro poder y expresa la sabiduría de Dios. Es el signo máximo de su entrega a los hombres y de nuestra salvación. Esta aparente contradicción ha supuesto desde Cristo hasta nuestros días un escándalo mayúsculo y una colosal piedra de tropiezo. No obstante, detrás de este dramático acontecimiento Dios mismo se entrega "por nosotros y por nuestra salvación", y abre paso a un amor solidario y sufriente que constituye la carta de identidad del cristiano. Más aún, es el lugar de la realización de la vida del discípulo de Cristo y el camino para la Iglesia. Solo Jesucristo es capaz de explicar el corazón del hombre, su vida y su muerte, y nos hace comprender nuestra misión en la historia. Desde la cruz de nuestro Señor Jesucristo podemos y debemos leer nuestra historia particular, desvelar el poder del mal y del pecado, y encontrar el desafío a nuestra libertad y responsabilidad. "La cruz permanece firme, mientras el mundo gira" -como dice el lema cartujano- y nos remite a un amor inquebrantable que inevitablemente nos hace pensar: ¿cómo vivo? ¿qué es lo más importante para mí? ¿tengo futuro? ¿cuáles son mis prioridades morales? ¿se sostienen mis fines, mis opciones?

La cruz, símbolo del poder del mal, es también el lugar de su derrota. En la Pasión, donde el Señor fue entregado a las fuerzas del mal, muestra su señorío y su victoria. Aunque el poder del maligno se ensañe contra Jesús (actuando siempre a través de la libertad de las personas), no tiene el poder de Dios, pues está siempre limitado por el. Desde entonces, nuestra libertad tiene capacidad para resistirlo con la gracia de Dios, y la Pasión, aceptada libremente por nuestro Redentor, es, para siempre, una pasión salvadora. Jesús fue libre ante la muerte y la aceptó como ofrenda voluntaria: "Nadie me quita la vida, soy yo quien la doy", recuerda el evangelio de San Juan. Porque ese poder para darse define la libertad humana la muerte de Jesús es ejemplar pero, además, sana nuestra naturaleza, nuestra voluntad y libertad para que podamos también nosotros seguir sus pasos en la transformación del mundo.

Seguir a Jesús ha quedo vinculado al Cristo sufriente, y el sufrimiento puede llegar a ser una desconcertante gracia y alegría. La grandeza de la humanidad está determinada por su relación con el sufrimiento y con el que sufre, y definida por la compasión y la entrega de la vida. En la pasión saboreamos la "prueba" que nos ha dado Dios en Jesucristo, en su cruz y resurrección. Su actuación en la historia humana abre la vida a la verdad y a la esperanza y nos libera de la ideología y de la culpa. Sta. Teresa de Jesús afirma que "en la cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo". La Semana Santa nos invita sabiamente a acoger los torrentes de amor que brotan del corazón del que nos amó y se entregó a si mismo por nosotros. Se ha de vivir en oración, esa escuela de la esperanza que ensancha el alma y redime al hombre de engaños y miedos, dejando que cale en nosotros la obra de Dios. La luz de la revelación de Jesús se hace más resplandeciente en las tinieblas de la pasión.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios