La esquina del Gordo

De la honradez a la incapacidad

Siempre que existe alguna 'peripecia' con algún político y dinero de por medio, la prensa adicta y los comentaristas bien intencionados -sin mácula de unte alguno-, salen defendiendo la honradez de los interfectos o interfectas. Bien, vale, se admite el pulpo como animal de compañía. Pero el caso es que la 'peripecia' casi siempre es la misma: un dinero distraído que no aparece por ninguna parte y que, como siempre también, será repuesto por los contribuyentes.

Lo de la responsabilidad en la gestión es un sarcasmo discutido y discutible como la infalibilidad del Papa, que no lo es si habla en calidad de persona privada, o si se dirige solo a un grupo y no a la Iglesia universal, o sea.

Ahora, con la honradez, viene a pasar lo mismo: relativismo discutido y discutible; es decir: ambigüedad que ampara las tentaciones al socaire de las impunidades. Como se sabe, cada conciencia es un mundo y bucear en ella puede resultar que no todo el monte es orégano, hasta el punto que nunca estuvo tanto de actualidad la máxima cruel, piensa mal y acertarás.

Lo de la incapacidad es otro tema que, aunque no siempre guarda relación con la experiencia, su reconocimiento supone, en la mayoría de los casos, un ejercicio de buena voluntad, sobre todo en cuanto a titulaciones y a tareas específicas se refiere. Quiero decir que para el ejercicio de cualquier profesión no cuenta 'la buena voluntad', hace falta una preparación, un aprendizaje específico que acredite una solvencia fuera de toda duda.

La verdad creo que nadie estaría tranquilo acudir a un arquitecto, a un médico, a un mecánico a título especulativo, guiado solo por 'la buena voluntad' o la gran afición de estos a ejercer sus respectivos menesteres. Según se ve a diario parece ser que este fenómeno se da en exclusiva e impunemente en política; en cualquiera otra actividad se considera suplantación laboral, castigada por la ley. ¿Me voy explicando?

Afirmar que en política se asciende gracias a solvencias demostrables es una falacia; ahí tiene a Zapatero, que pasó de calienta asiento en el Congreso a secretario general de su partido y a presidente del gobierno. Este Zapatero, que nunca se caracterizó por su coeficiente intelectual y que tan caro nos sigue saliendo, hoy alaba al etarra Otegui e insta a negociar con el gran secuestrador de una banda que asesinó a 1.000 españoles. Que sus argumentaciones sigan causando estupor o, mejor, indignación, se resume en este comentario aparecido en la prensa: "Su ingenuidad, tontería o perversión le llevó a dar oxígeno a los regímenes sanguinarios en América Latina". Lo curioso es que las tres cualidades expuestas se resume en una sola palabra: gilipollez: dichos o hechos propios de un gilipollas. Gilipollas: necio o estúpido.

¿Pero de qué hablábamos? ¡Ah, sí!, de honradez y de incapacidad. Ganas de perder el tiempo como lo es intentar razonar las actitudes del heredero natural del anterior, que ya lo ha hecho bueno. Al menos aquél era imbécil integral, pero éste lo es intermitente progresivo porque lo que piensa hoy no garantiza que lo piense mañana. ¡Y uno con estos pelos!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios