Análisis

José guerrero 'yuyu'

La hermosura de lo sencillo

Este Cádiz, con esta sencillez, como pasodoble de 3x4, tiene mucho recorrido

Circula por internet un meme que dice que ni en el mejor de los casos nos podíamos haber imaginado que las palabras más usadas en este 2020 iban a ser "confinamiento", "mascarilla", "distancia social" y "Gol del Cádiz". Y es que si el uno de enero nos unieran dicho todo esto del coronavirus y que, además, íbamos a estar en la octava jornada de Primera rozando los puestos de Champions nos lo hubiéramos tomado a cachondeo. Pero por desgracia, sobre todo lo referente a la pandemia, todo es cierto. Así que una nueva victoria en Éibar no sorprende lo que debiera..

Hablaba el otro día con un colega que me decía que este no parece nuestro Cádiz, no ya por estar como estamos sino porque apenas estamos sufriendo. Es lo que tiene la sencillez de la perfección, que lo que se hace de manera resolutiva y eficaz parece fácil a ojos de los demás y en cierto modo hasta te quita méritos. Eso para el que no sepa de que va esto, porque el que sabe de que va lo tiene claro. Mendilíbar, técnico del Éibar, lo pudo decir más alto pero no más claro: "el Cádiz es el mejor en lo que hace, les causan poco peligro y no necesitan mucho para hacer gol. Es un fútbol muy simple pero muy acertado".

Pues queridos míos, en la simplicidad esta lo bello. El fútbol se reduce a que no te marquen y a intentar marcar un gol más que tu rival. Y el Cádiz está bordando esta filosofía. Hasta donde vayamos a llegar con ella es harina de otro costal, porque en Primera División te cogen rápido la matrícula y cada vez será más complicado. Pero que nos quiten lo bailao que ya tenemos casi un tercio de los puntos que se necesita para mantenerse y tan solo en ocho partidos. Pero el fútbol vive de sueños, de ilusiones y mucha gente se pregunta si será posible que el Cádiz sea el Granada de la pasada temporada. Eso nadie lo sabe, pero que en el fútbol no hay nada imposible también es cierto. La temporada es más rara que una gallina con orejas y a río revuelto… ganancia de pescadores. Y creo que los dos partidos que vienen van a marcar el ritmo de las posibilidades de este Cádiz. Que sí, que el objetivo es la permanencia, de acuerdo, pero si las cosas se van poniendo a tiro tampoco rechacemos nada. Ahora vienen dos partidos que no son de nuestra pelea, el de hoy ante el Atlético y el de la semana que viene ante una intratable (de momento) Real Sociedad.

Y esos dos partidos van a ser una piedra de toque para ver realmente donde está el techo del Cádiz. Evidentemente no me gustaría equivocarme, pero tengo una extraña sensación de que esta temporada se puede hacer algo gordo. Y lo mejor es que sin presión de ningún tipo.

Pero jugando a salvarnos estamos asombrando a medio planeta. Y cuando se llega a este punto se alcanza algo importantísimo en el fútbol: la sensación de que estás capacitado para ganarle a cualquiera. Ojo, no confundir con el "vamos a ganarle a cualquiera", que eso es mortal de necesidad. Pero este Cádiz, con esta sencillez, como pasodoble de 3 x 4, tiene mucho recorrido. Al tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios