La herencia

Existen problemas en la sanidad pero se ataca a la pública para que la privada gane enteros

Es lo habitual. En las campañas electorales se dicen muchas mentiras. Todo el programa, si lo hay, esta basado en buenas intenciones. Se sobreentiende que los partidos en la oposición deben tener conocimiento del estado de su comunidad o de su ciudad. Es su obligación, si han hecho bien su trabajo de oposición al gobierno. Y a veces, muchas veces, hacen promesas que de antemano saben que son imposibles de cumplir. Bajar los impuestos y subir la aportación de los servicios públicos, no encaja, no es posible. Por consiguiente, que se hace.

Cuál es la solución. Pues lo tenemos en el recién estrenado gobierno andaluz. Las únicas noticias que tenemos hasta ahora son quejas. Listas de espera sanitarias en los cajones, deuda financiera con los bancos, dinero sin ejecutar. Es la tan manida "herencia recibida" al que los nuevos gobiernos se suelen agarrar para justificar que de las promesas en la campaña electoral nada de nada. Bueno hay algo nuevo. El vice-presidente Marín se ha quejado de los sueldos tan bajos que tienen los políticos en Andalucía. No sé si interpretar esto como una buena herencia o también es mala.

El caso es que ya cansa tantas quejas sobre la sanidad. Da la intención de que es una táctica intencionada. Miren ustedes, el actual consejero de Sanidad es conocido por su historial a favor de la sanidad privada. Y cuanto más se ataque a la pública, cuanto más se intente desprestigiar a la pública, más enteros se gana a favor de la privada. Matemos la pública y así justificamos su desmantelamiento. Es la política del PP en las comunidades que gobiernan.

No voy a negar problemas en nuestra sanidad. Las listas de espera, sobre todo en consultas de especialidades, existen. Como también los problemas que llevan años aguantando los profesionales. Sueldos mas bajos que otras comunidades, recortes de personal que asumen los demás, falta de sensibilidad de la administración con el personal y una mala y adormecida gestión.

Pero creo que la sanidad está peor para los profesionales que para los usuarios. Y las encuestas de opinión así lo recogen. Cierto, los recortes obligados por la crisis han mermado los medios y esto ha llevado consigo un deterioro, sobre todo de la atención primaria, que evidentemente, al ser la puerta de entrada del sistema, ha repercutido en todo los demás.

Los recortes han sido enormes, sobre todo de personal. Pero también la gestión de los servicios ha sido mala. La sanidad estaba necesitada de cambios de gestores, grandes cambios. Cambia el consejero-a, el delegado-a pero los directivos provinciales siguen siendo los mismos, con los mismos defectos. Esta era la opinión de médicos y enfermeros a favor de la sanidad pública. Todo era por las estadísticas. Cuanto más mejor. ¿La calidad? Eso no se evalúa. Hay que gestionar contando con los profesionales. Pero hay que dejar constancia de que la sanidad pública ofrece mejor servicio y más calidad que la privada. Ahora está, el nuevo gobierno andaluz, poniendo el acento en la mala gestión de la Ley de dependencia, que hay que recordar que se financia al 50% con el gobierno central. Por cierto, no existe evidencia de que la sanidad privada sea más barata que la pública.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios