Análisis

José guerrero 'yuyu'

El fútbol no es un dogma de fe

Lo más justo es condenar con pruebas, que el fútbol no solo descerebra a los futbolistas

La polémica de Juan Cala con Diakhaby se puede resumir en una escena de una película del oeste que vi hace tiempo, donde a un tipo lo acusaban de algo y uno de los cowboys dijo: "Lo ahorcaremos y luego le haremos un juicio justo". Pues tal cual. Dejando claro que en contra del racismo está cualquier persona con dos dedos de frente, lo de Cala tiene tres caminos: el de los aficionados, el de los medios de comunicación y personas publicas y el de la Justicia Deportiva. El aficionado de a pie puede creer lo que le venga en gana, desde que Cala es inocente a que es culpable incluso de la muerte de Manolete. Los medios de comunicación no pueden lanzarse al cuello de nadie acusándolo de racista cuando no hay prueba alguna, incluso si creen que el insulto pudo realizarse. De los personajes públicos digo exactamente lo mismo, máxime cuando hay una normativa que prohíbe expresamente que estos manifiesten acusaciones de culpabilidad cuando no han sido demostradas. Y sobre la justicia Deportiva, más de lo mismo: sin pruebas no hay delito. Si las hay, por supuesto, que cada uno pague lo que haya hecho. Y es que el lema del "Yo sí te creo" ha hecho bastante daño en la opinión publica. Me explico antes de que alguien también me quiera linchar a mí. Les recomiendo que sigan en twitter a un usuario llamado @JudgeTheZipper, que se presenta como Juez y que el otro día hizo una gran reflexión sobre el tema. Aclaraba este señor que "los jueces no estamos para creer a nadie, sino para condenar con pruebas de por medio". Decía que él, como juez, en más de una ocasión creía fervientemente a la persona que había denunciado un delito, pero que le resultaba imposible condenar a la parte denunciada por falta de pruebas. Y es que es así. En el tema de Cala (de momento) no ha parecido prueba alguna de su supuesto insulto racista. ¿Qué resulta extraño que Diakhaby se ponga así sin recibir ningún insulto de esa índole?, pues sí, sí que es extraño, pero nadie, repito, nadie de los que tienen que juzgar tiene prueba de eso. Y reitero, cuando las haya… sanción pertinente y acorde con las leyes establecidas. ¿Se trata esto de blanquear el racismo? Creo que no. Las leyes, tanto civiles como deportivas, son como son y hasta que no se cambien son así. Y no se puede cambiar la presunción de inocencia por presunción de culpabilidad por terrible que sea el asunto.

Los aficionados pueden pensar lo que cada uno quiera. A los medios, representantes públicos y organismos de justicia deportiva no es que haya que pedirles prudencia, es que hay que exigírsela. Y sí las pruebas dan la razón al denunciante que se aplique la ley en toda su plenitud, ya sea por motivos racistas o por un comentario lanzado en un calentón. El problema no es que haya juicios populares, es que eso juicios llevan condena implícita. No soy abogado del diablo ni me mueve la pasión cadista, pero creo que lo más justo es condenar con pruebas, que el fútbol no solo descerebra a los futbolistas. También a todos nosotros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios