Análisis

francisco lambeA

El fútbol en El Puerto

El primer deporte nacional, el fútbol, vive en El Puerto una situación peculiar. La ciudad, con casi 90.000 habitantes censados, podría, por población, transitar con fuerza por la Segunda B (sin ser muy ambiciosos, pues localidades con menos de la mitad han llegado a pisar estadios del máximo nivel), pero los tres equipos senior caminan en Primera Andaluza (Recreativo), Segunda Andaluza (CD Estrella) y Tercera Andaluza (el histórico Racing, sumido en una compleja coyuntura judicial).

La libertad de creación de clubes de fútbol es constitucional y no seré yo quien la critique, pero sí me parecería más conveniente, dada la ya de por sí escasa afición a acudir a los estadios locales (que no al fútbol, pues en Carranza se puede ver a muchos portuenses y las retransmisiones televisivas se siguen con el mismo alto interés que en muchas otras partes) que los tres conjuntos unieran sus fuerzas en uno. El objetivo parece, en teoría, fácil, pero no debe resultar tan sencillo si observamos que la tercera edición del Trofeo Recreativo Club Portuense, disputada ayer, se celebró a partido único entre el citado equipo y el CD Estrella toda vez que el Racing, que fue invitado (el Recre proponía un triangular) alegó problemas de agenda, argumento que a mí personalmente dista de convencerme y que no creo sea la gestión más brillante de una directiva que, por otra parte, merece el reconocimiento de haber puesto de nuevo en marcha a la institución.

La ciudad requiere también de más instalaciones para la práctica de este deporte, que engloba un elevadísimo número de equipos de cantera. La imagen del José del Cuvillo cerrado encarna una metáfora oscura sobre nuestro contexto balompédico que debe solventarse cuanto antes, dejando atrás años de estancamiento.

El ejecutivo local también debe cuidar los detalles: la ausencia de representante alguno del equipo de gobierno en la presentación del Trofeo del Recreativo, celebrada el pasado martes en la Peña Madridista Portuense, supone un mayúsculo error protocolario y una falta de respeto a un Recre que camina gracias al altruismo de personas como su presidente, Antonio Flor, y al CD Estrella.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios