Análisis

José guerrero 'yuyu'

Una final en toda regla

Llegar al tramo final con este optimismo es algo maravilloso para el Cádiz

Pues llegó el momento de la verdad. El Cádiz se juega hoy en casa el ser o no ser en esta Primera División. Sí, ya sé que quedarán más partidos y que en esto del fútbol no hay nada imposible, pero en mi en mi modesta opinión el 75% de la permanencia en Primera pasa por la jornada de hoy. Una final en toda regla. Lo principal y fundamental es ganarle al Elche, ya con el resultado del Mallorca - Granada en la cabeza. Una derrota de los de Karanka, sumado a una victoria del Cádiz, dejaría al Granada a cuatro puntos con nueve por jugarse. Un empate y una victoria nuestra dejaría a los dos por debajo nuestra, pero a estas alturas no sabe uno si es mejor que haya más gente en la pelea o que alguno de ellos acaba de hundirse. Y sinceramente lo del Cádiz invita al optimismo, mucho más que lo de los otros candidatos al descenso.

El equipo de Sergio González está dando el do de pecho en todos los partidos en los que está jugando. En Sevilla se cuajó una fenomenal actuación, que pudo terminar incluso con los tres puntos en el bolso del Cádiz. Y es que este Cádiz ya no le hace ascos a ningún estadio ni a ningún equipo. Lo fundamental a estas alturas del campeonato es que el equipo está ofreciendo una imagen magnífica y se le ha llegado incluso a perder el miedo al calendario.

Este Cádiz da la sensación de poder puntuar en cualquier campo y eso, a estas alturas de temporada, es casi un seguro de vida. Luego el fútbol evidentemente dictará sentencia en el terreno de juegos, pero llegar a este tramo final de temporada con estas sensaciones y con este optimismo es maravilloso para el Cádiz. Pero ya digo que todo pasa por ganar hoy. Sacando los tres puntos ante el Elche podemos incluso soñar con llegar incluso salvados al último partido en Vitoria. Si no conseguimos ganar hoy la salvación va a seguir siendo posible, pero vamos a hacer a tener que sudar tinta china hasta el último minuto del último partido. Hoy hay que tomarse esto como una final, como uno de esos partidos donde te va la vida en juego, aunque haya vida más allá de la muerte. Y el partido de hoy se las trae porque el Elche no va a regalar nada. Los ilicitanos están virtualmente salvados, pero con una victoria en Cádiz lo estarían casi matemáticamente, que no es moco de pavo. Aquí no hay que pensar en lo que nos queda de calendario hasta después de que el árbitro pite el final del partido de hoy y nos hayamos quedado con los tres puntos.

El Cádiz debe de ganar este partido y no solo por la urgencia clasificatoria. Desde la llegada de Sergio González el equipo ha tenido una reacción magnífica y una manera de jugar al fútbol que hace tiempo que no se veía en los amarillos. Sería muy triste que después de tanto esfuerzo acabáramos muriendo en la orilla. No se lo merecen ni los futbolistas, ni el entrenador, ni por supuesto la afición.

Esto es una final, mañana no existe. Hoy hay que ganar para empezar a verlo todo más claro. Porque es de justicia que este Cádiz se salve. No hay otra opción. No hay más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios