Hacía mucho que no había en La Isla un dos de julio como aquel dos de julio de 1992 en que desde muy temprano nos dijeron que Camarón había muerto. Me refiero al calor y al aire de la ciudad, entre incrédulo y triste, y sorprendido. Yo acudí a la Galería Era para ver las fotos de Lamarca, el fotógrafo argentino que siempre estuvo allí, el que hizo una fotos únicas que algún día vendrán todas a la ciudad. El día en que no tengamos unos grupos políticos tan cicateros para con lo de los otros, que no lancen el veneno al fluido de La Isla, el veneno de poner en cuestión el euro de más que se ponga para enriquecer el Museo Camarón (así es más cómodo llamarlo y más con lo que siempre quisimos que fuera). El escultor Antonio Mota ha abierto un espacio expositivo lleno de dignidad en su antigua Galería, hoy un poco museo de su obra (de alguna estoy completamente enamorado) y, también, plató donde graba sus Cortinas Negras, que pueden verse en YouTube, una colección magnífica de entrevistas y de actuaciones. Antonio Mota, tan en su modo de sencillez y humildad, es uno de los grandes de San Fernando, Dios lo proteja. Estaba diciendo esto que ahora quiero aclarar. La compra de las colecciones que enriquezcan el fondo del Museo de nuestro genial cantaor. Lamarca es importantísimo, pero también lo es la colección realizada por Victoria Iglesias, quien acompañó al Camarón enfermo que fue por el remedio que no tuvo en los Estados Unidos, haciendo unas diapositivas impresionantes; y las fotos de Paco Sánchez, Antonio Atienza, Kiki… ¿Se opondrá Fran Romero, ya en su definitivo declive político, y Loaiza y quienes no votaron los 200.000 euros necesarios para la culminación de las obras del Centro de Interpretación, a invertir en dotar los fondos del Museo de Camarón? No sé qué pensar pero estas conductas mezquinas, escasas de generosidad y grandeza política ni me irritan, sólo me entristecen.

Fue lo que hice el dos de julio, ir a la Exposición de las fotos de Pepe Lamarca en la Galería de Antonio Mota, de vuelta vi la gente en la plaza del Rey, el tablao en donde jóvenes artistas flamencos cantaban y bailaban para alegría y contento de la gente que guardaba la distancia de la nueva normalidad y disfrutaba de la actuación de estos flamencos. Los plazos están venciendo pero vamos a llegar a tiempo, la ciudad podrá inaugurar su Museo Camarón, que a nadie dejará indiferente. Yo creo que será un gran éxito y vendrá la gente. 28 años después nadie lo ha olvidado, la gente más diversa lo guarda en su corazón.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios