Análisis

Teresa almendros

Y sin embargo, se mueve

Atrancas y barrancas, sí, pero la ciudad se mueve. La minoría del equipo de gobierno y la ausencia de presupuestos, a la espera de que finalmente alguno de los grupos municipales en disposición de hacerlo apoyen las cuentas locales, ralentizan la gestión municipal pero poco a poco, aunque sea con retraso y muy a cuentagotas, se van culminando algunas gestiones. Es el caso de la concesión de la Plaza de Toros, tardíamente adjudicada pero al fin en manos de la empresa Reyma, fusión de Reverte y Matilla, dos firmas veteranas en el mundo del toro por lo que al menos parece que la temporada taurina se salvará. Queda por ver si la solvencia será la misma para los espectáculos musicales, asunto en el que sin duda este verano la oferta de Chiclana se ha llevado el gato al agua.

Con la Plaza de Toros ya adjudicada y el contrato de Playas y Pinares también con nueva concesionaria, se van viendo avances también en otras infraestructuras como el centro de salud de la Zona Norte, la nueva estación marítima o el avance de las obras del parking de Pozos Dulces, con el compromiso de presentar en un mes aproximadamente el proyecto diseñado para la superficie del aparcamiento.

En cuanto a la visibilidad de la ciudad, la semana que viene será importante para El Puerto porque el miércoles, 6 de junio, Puerto Sherry acogerá la entrega de todas las banderas azules de Andalucía, con la presencia de regidores y periodistas de toda la comunidad autónoma. Un día después, el 7 de junio, los profesionales del turismo de la provincia han elegido también la ciudad, en concreto el Castillo de San Marcos, para celebrar un encuentro denominado 'El Puerto de partida', donde se debatirán asuntos como la estacionalidad del turismo, los localismos y la territorialidad o los casos de éxito de algunas empresas punteras.

Ya estos días el nombre de El Puerto suena a nivel nacional con la celebración de la Sherry Week en el puerto deportivo, mientras que el festival Monkey Weekend calienta motores para su celebración, dentro de quince días.

Y es que, a pesar de la impresión generalizada de que nada avanza, y siendo todos conscientes de que queda muchísimo por hacer, El Puerto, sin embargo, se mueve.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios